Elena G. de White escribió:

“No cerrará el tiempo de gracia hasta que el mensaje haya sido proclamado con más claridad. La ley de Dios ha de ser magnificada [...] El mensaje de la justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que terminará la obra del tercer ángel”. Joyas de los Testimonios (JT), vol. 2, (Bs. As.: ACES, 1956), pp. 373,374
Pero el perdón tiene un significado más abarcante del que muchos suponen. Cuando Dios promete que “será amplio en perdonar”, añade, como si el alcance de esa promesa fuera más de lo que pudiéramos entender: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.19 El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual libra de la condenación. No es sólo el perdón por el pecado. Es también una redención del pecado. Es la efusión del amor redentor que transforma el corazón. David tenía el verdadero concepto del perdón cuando oró “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”. También dijo: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones”.20 {DMJ 97.2}
https://egwwritings.org/?ref=es_DMJ.97.2&para=175.533

Satanás les ofrece a los hombres los reinos del mundo si ellos le ceden la supremacía. Muchos hacen esto y sacrifican el cielo. Es mejor morir que pecar; es mejor padecer necesidad que defraudar; es mejor pasar hambre que mentir.—Testimonies for the Church 4:495 (1880). {EUD 121.4}

lunes, 3 de febrero de 2020

Un Dios personal


Un Dios personal, 3 de febrero

Dios ... en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo ... el cual siendo el resplandor de su gloria, y la misma imagen de su sustancia, y sustentando todas las cosas con la palabra de su potencia, habiendo hecho la purgación de nuestros pecados por sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas. Hebreos 1:1-3. FV 42.1
“Dios es Espíritu; y sin embargo, es un ser personal, pues así se ha revelado a sí mismo.... FV 42.2
“Como ser personal, Dios se ha revelado a sí mismo en su Hijo. El esplendor de la gloria del Padre, ‘y la misma imagen de su sustancia,’ Jesús, como Salvador personal, vino al mundo. Como Salvador personal ascendió también al cielo. Como Salvador personal, intercede en las cortes celestiales.”—El Ministerio de Curación, 393, 398. FV 42.3
“La teoría de que Dios es una esencia que penetra toda la naturaleza, es aceptada por muchos de los que profesan creer las Escrituras; pero por muy bien vestida que vaya esta teoría, encierra el más peligroso engaño.... Si Dios es una esencia que penetra toda la naturaleza, entonces vive en todos los hombres; y para llegar a la santidad, el hombre no tiene más que desarrollar el poder que está en sí mismo. FV 42.4
“Estas teorías, llevadas hasta su conclusión lógica ... desechan la necesidad de la expiación y hacen del hombre el Salvador de sí mismo.... Los que las aceptan, corren gran peligro de ser inducidos finalmente a considerar toda la Biblia como una ficción.... La revelación que de sí mismo dejó Dios en su Palabra es para nuestro estudio. Debemos procurar entenderla.... Nadie debe permitirse entrar en especulaciones respecto a la naturaleza de Dios. Aquí el silencio es elocuencia. El Omnisciente está por encima de toda discusión.”—Ibid. 408-410. FV 42.5

No hay comentarios:

Publicar un comentario