Ir al contenido principal

Cumpliendo las obligaciones de la vida


Cumpliendo las obligaciones de la vida, 25 de marzo
Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí. Romanos 14:7. AFC 90.3
Formulaos la pregunta: “¿Qué es mi vida para Dios y para mis prójimos?” No hay nadie que viva para sí. Ninguna vida se vive en terreno neutral. Nuestros conceptos de la vida pueden ser influidos por el enemigo de toda justicia, de modo que no comprendamos su vasta importancia; pero no podemos desprendernos de nuestra responsabilidad: vivir sin tomar en cuenta la vida futura, inmortal, y todavía cumplir con nuestro deber para con Dios y nuestros prójimos. Cada uno es una parte del gran tejido de la humanidad, y cada uno tiene una influencia muy abarcante. No podemos cumplir la obligación que descansa sobre nosotros con nuestra sola fuerza. Debemos tener la ayuda divina para hacer frente a nuestras responsabilidades, a fin de que nuestra influencia lleve la debida dirección y sea una influencia que recoja con Cristo. AFC 90.4
Todos nuestros talentos de tiempo, capacidad e influencia fueron concedidos por Dios, y han de serle devueltos en servicio voluntario. El gran propósito de la vida que Dios nos ha dado no es el de conseguir ventajas temporales, sino la obtención de los eternos privilegios del reino de los cielos. El Señor ha comprado todo lo que hay en nosotros por la preciosa sangre de Cristo; y retener de él lo que le pertenece, es un robo de la peor especie.—The Youth’s Instructor, 13 de septiembre de 1894. AFC 91.1
Nuestra vida no es nuestra, nunca lo fue y nunca puede ser. La pregunta importante es: ¿Está entretejida mi vida con la de Jesús?... AFC 91.2
Si os relacionáis con Dios, temiéndole, amándole, obedeciéndole y dando al mundo un ejemplo viviente de lo que debiera ser la vida cristiana, cumpliréis con vuestra obligación para Dios y vuestros prójimos. Habéis de demostrar en vuestra vida lo que significa amar a Dios de todo vuestro corazón, y a vuestro prójimo como a vosotros mismos.—The Youth’s Instructor, 21 de junio de 1894. AFC 91.3

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA ADORACIÓN VERDADERA Y LA FALSA ADORACIÓN

Por: Miguel Cabán, pastor jubilado de la Asociación del Oeste de Puerto Rico   La gran mayoría de los lectores de este tratado ha escuchado acerca de la Iglesia Celebración que surgió a fines de los 80. Los defensores de celebración sostienen que hay que alcanzar a los jóvenes de la nueva generación con  música  moderna como Rock, Pop, ect, etc. ¿Saben ustedes como le llaman actualmente a esas iglesias de celebración? Iglesias culturalmente relevantes (New Song Church o iglesias para jóvenes o Turn Point). Ahora cabe preguntar ¿Debemos de usar la música Rock para poder alcanzar a los jóvenes de la nueva generación?    Un autor dice al respecto: “¿Usamos drogas para alcanzar a los viciados para Cristo? ¿Usamos lenguaje obsceno para alcanzar aquellos que blasfeman? ¿Robamos para nosotros identificarnos con los ladrones? ¿Producimos material pornográfico para presentar a Cristo a los pornográficos? ¿Por qué entonces deberíamos usar una música carnal para conseguir llamar la atención del

LA IGLESIA ADVENTISTA NO ES BABILONIA... ¡ES LAODICEA!

Conozco la Iglesia Adventista desde mi niñez (7 años) y sé que es la Iglesia Verdadera. Lo he sabido desde que mis papás encontraron en la Biblia la verdad del sábado y buscaron la iglesia que respetara los mandamientos de Dios y encontraron a la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Desde entonces he tenido la convicción de que la Iglesia Adventista es la Iglesia Verdadera, por cuanto es la única que predica la verdad completa y cumple los dos requisitos que ESTÁN ESCRITOS tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento: ANTIGUO TESTAMENTO: “!!A la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido.”(Isaías 8:20) NUEVO TESTAMENTO “ Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.” (Apocalipsis 14:12) “Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesu