Seguidores

La palabra de Dios es fuerte y poderosa


La palabra de Dios es fuerte y poderosa, 7 de abril

Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos. Hebreos 4:12. RJ 103.1
La Palabra de Dios ha de ser nuestro alimento espiritual. “Yo soy el pan de vida” (Juan 6:48), dijo Cristo... El mundo está pereciendo por falta de la verdad pura e inalterada. Cristo es la verdad. Sus palabras son verdad, y tienen un significado más profundo del que emerge en la superficie, y un valor superior a su modesta apariencia. Las mentes que son alertadas por el Espíritu Santo discernirán el valor de estas palabras. Cuando nuestros ojos sean ungidos con el colirio santo, seremos capaces de detectar las preciosas gemas de la verdad, aun cuando ellas estén enterradas bajo la superficie. RJ 103.2
La verdad es delicada, refinada, elevada. Cuando moldea el carácter, el alma crece bajo su influencia divina. Cada día la verdad ha de ser recibida en el corazón. Así comemos las palabras de Cristo, que según El declara, son espíritu y son vida. La aceptación de la verdad hará de cada receptor un hijo de Dios, un heredero del cielo. La verdad que es apreciada de corazón no es letra fría y muerta sino un poder viviente. RJ 103.3
La verdad es sagrada, divina. Es más poderosa y más fuerte que cualquier otra cosa en la formación de un carácter a la semejanza de Cristo. En ella hay plenitud de gozo. Cuando es atesorada en el corazón, el amor de Cristo es preferido al amor de cualquier ser humano. Esto es cristianismo. Esto es el amor de Dios en el alma. Así, la verdad pura e inalterada ocupa la ciudadela del ser. Se cumplen las palabras: “Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros” Ezequiel 36:26. Hay nobleza en la vida de quien vive y obra bajo la influencia vivificadora de la verdad... RJ 103.4
Muchos supuestos convertidos no soportarán el estrés de la prueba y la tentación... No tienen profundidad de experiencia espiritual. No aplican la verdad al corazón y la conciencia... Hay falta de piedad purificada; y esta carencia los hace débiles en el ejército del Señor, cuando podrían ser gigantes si estuvieran dispuestos a ser verdaderamente transformados... RJ 103.5
Estamos viviendo en tiempos peligrosos. En el temor de Dios les digo que la verdadera exposición de las Escrituras es necesaria para el correcto desarrollo de nuestros caracteres. Cuando la mente y el corazón son controlados por el Espíritu Santo, cuando el yo está muerto, la verdad es capaz de constante expansión y desarrollo. Cuando la verdad tal como es en Jesús moldea nuestros caracteres, se verá que realmente es la verdad. A medida que se la contempla, crecerá aún más brillante, resplandeciendo con su belleza original. Incrementará su valor, agudizando y vivificando la mente... Elevará nuestras aspiraciones, capacitándonos para alcanzar la medida perfecta de la santidad.—The Review and Herald, 14 de febrero de 1899. RJ 103.6

Comentarios

Entradas populares

El Mensaje de los Tres Ángeles

Apocalipsis 14:6-12
6 Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo,
7 diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.
8 Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.
9 Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano,
10 él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero;
11 y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.
12 Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.

VISITAS