Ir al contenido principal

Las peligrosas semillas de la duda


Las peligrosas semillas de la duda, 9 de abril

Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta. Él dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará? Números 23:19. ELC 108.1
Los que están perpetuamente hablando de dudas y exigiendo evidencias adicionales para disipar sus nubes de incredulidad, no están edificando sobre la Palabra. Su fe descansa sobre circunstancias, está fundada sobre el sentimiento. Pero el sentimiento, por más placentero que sea, no es fe. La Palabra de Dios es el fundamento sobre el cual debemos edificar nuestras esperanzas del cielo. ELC 108.2
Es una desgracia muy grande ser un incrédulo crónico, mirando y pensando siempre en sí mismo. Mientras estás mirando al yo, mientras éste sea el tema de tus pensamientos y conversaciones, no puedes esperar conformarte a la imagen de Cristo. El yo no es tu salvador. No tienes cualidades redentoras en ti mismo. El “yo” es un barquito muy frágil para tu fe. Apenas trates de confiar en él, se hundirá. La lancha salvavidas es tu única seguridad. Jesús es el Capitán de la lancha salvavidas y él nunca perdió a un pasajero.—Carta 11, 1897. ELC 108.3
Necesitamos que una atmósfera más celestial circunde nuestras almas. Necesitamos que un carbón encendido del altar toque nuestros labios. Necesitamos oír las palabras de Cristo: “Sé limpio”. Si hemos esparcido tinieblas, si hemos acumulado hojarasca y atesorado dudas, si hemos sembrado semillas de duda y desánimo en las mentes de otros, que Dios nos ayude a ver nuestro pecado. No podemos permitirnos pronunciar una sola palabra de duda, porque ésta germinará, crecerá y traerá una amarga cosecha. Deberíamos hacer caso a la exhortación: “Sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir”. 1 Pedro 1:15. Una semilla de duda sembrada, y ya estará más allá del poder del hombre matarla. Solamente Dios puede quitarla del alma.—Manuscrito 66, 1895. ELC 108.4

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA ADORACIÓN VERDADERA Y LA FALSA ADORACIÓN

Por: Miguel Cabán, pastor jubilado de la Asociación del Oeste de Puerto Rico   La gran mayoría de los lectores de este tratado ha escuchado acerca de la Iglesia Celebración que surgió a fines de los 80. Los defensores de celebración sostienen que hay que alcanzar a los jóvenes de la nueva generación con  música  moderna como Rock, Pop, ect, etc. ¿Saben ustedes como le llaman actualmente a esas iglesias de celebración? Iglesias culturalmente relevantes (New Song Church o iglesias para jóvenes o Turn Point). Ahora cabe preguntar ¿Debemos de usar la música Rock para poder alcanzar a los jóvenes de la nueva generación?    Un autor dice al respecto: “¿Usamos drogas para alcanzar a los viciados para Cristo? ¿Usamos lenguaje obsceno para alcanzar aquellos que blasfeman? ¿Robamos para nosotros identificarnos con los ladrones? ¿Producimos material pornográfico para presentar a Cristo a los pornográficos? ¿Por qué entonces deberíamos usar una música carnal para conseguir llamar la atención del

LA IGLESIA ADVENTISTA NO ES BABILONIA... ¡ES LAODICEA!

Conozco la Iglesia Adventista desde mi niñez (7 años) y sé que es la Iglesia Verdadera. Lo he sabido desde que mis papás encontraron en la Biblia la verdad del sábado y buscaron la iglesia que respetara los mandamientos de Dios y encontraron a la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Desde entonces he tenido la convicción de que la Iglesia Adventista es la Iglesia Verdadera, por cuanto es la única que predica la verdad completa y cumple los dos requisitos que ESTÁN ESCRITOS tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento: ANTIGUO TESTAMENTO: “!!A la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido.”(Isaías 8:20) NUEVO TESTAMENTO “ Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.” (Apocalipsis 14:12) “Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesu