Ir al contenido principal

Cada Día con Dios


Nuestro refugio y fortaleza, 16 de noviembre https://ift.tt/3njXF4U Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones... Jehová de los ejércitos está con nosotros. Salmos 46:1, 11. La fe no es el fundamento de nuestra salvación, sino la gran bendición: el ojo que ve, el oído que escucha, los pies que corren, la mano que se aferra. El medio, no el fin... Se nos asegura que si cada día entregamos nuestra voluntad a Dios, se cumplirá esta promesa: “Porque de su plenitud tomamos todos, y gracia sobre gracia”. Juan 1:16. Toda revelación de la gracia de Cristo en nuestro favor, es para nosotros. Debemos revelarlo en nuestras vidas, en nuestros pensamientos, palabras y acciones. No perdamos la oportunidad de hablar acerca de Jesucristo, y de actuar de acuerdo con su voluntad. Debemos manifestar la misericordia, el amor y el poder de Cristo, el poder que nos ha dado... Si no fuera por el poder que hemos recibido de Cristo, no tendríamos fuerza. Pero Jesús dispone de toda potestad. “Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”. Mateo 28:18-20. Este es nuestro poder, nuestro consuelo. No tenemos fuerzas por nosotros mismos. Pero él dice: “Yo estoy con vosotros todos los días”, ayudándoles a cumplir sus deberes, guiándolos, consolándolos, santificándolos y sosteniéndolos; dándoles éxito al pronunciar palabras que atraerán la atención de los demás sobre Cristo, y despertando en sus mentes el deseo de comprender la esperanza y el significado de la verdad, para llevarlos de las tinieblas a la luz, y del poder del pecado a Dios. Es maravilloso que los seres humanos puedan comunicar la Palabra de Dios con palabras sencillas de consuelo y ánimo. El Señor empleará los instrumentos más humildes para sembrar la semilla de la verdad, para que broten y den fruto, porque aquellos en cuyo corazón fueron sembradas necesitan ayuda. Un pensamiento bondadoso, una palabra amable, resultan eficaces gracias al que dijo: “He aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”.—Carta 239, del 16 de noviembre de 1905, dirigida a J. A. Burden, gerente del Sanatorio de Loma Linda.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA ADORACIÓN VERDADERA Y LA FALSA ADORACIÓN

Por: Miguel Cabán, pastor jubilado de la Asociación del Oeste de Puerto Rico   La gran mayoría de los lectores de este tratado ha escuchado acerca de la Iglesia Celebración que surgió a fines de los 80. Los defensores de celebración sostienen que hay que alcanzar a los jóvenes de la nueva generación con  música  moderna como Rock, Pop, ect, etc. ¿Saben ustedes como le llaman actualmente a esas iglesias de celebración? Iglesias culturalmente relevantes (New Song Church o iglesias para jóvenes o Turn Point). Ahora cabe preguntar ¿Debemos de usar la música Rock para poder alcanzar a los jóvenes de la nueva generación?    Un autor dice al respecto: “¿Usamos drogas para alcanzar a los viciados para Cristo? ¿Usamos lenguaje obsceno para alcanzar aquellos que blasfeman? ¿Robamos para nosotros identificarnos con los ladrones? ¿Producimos material pornográfico para presentar a Cristo a los pornográficos? ¿Por qué entonces deberíamos usar una música carnal para conseguir llamar la atención del

Alza tus Ojos

Escoged cada día, 9 de febrero https://ift.tt/WkwH4TG La exposición de tus palabras alumbra; hace entender a los simples. Salmos 119:130. Cuanto más a menudo se lee el Nuevo Testamento, más instructivo es. Ninguno se cansa de sus palabras hermosas, porque son semejantes a piedras preciosas. Cuanto más profunda sea la investigación que se haga en ellas, tanto más nueva y más espléndida será la luz reflejada por las mismas. Cuanto más estudiemos la Palabra con corazón sencillo y confiado, más comprenderemos la senda por la que debemos andar a fin de alcanzar el Paraíso de Dios. Recibimos vida de Cristo mediante el estudio de su Palabra. “En él estaba la vida”; vida original, no prestada. Es la fuente de vida. Recibimos vida del Salvador, quien la vuelve a tomar. La vida que nos ha sido dada por Dios debiera ser utilizada de la mejor manera, porque como instrumentos humanos estamos formando nuestro propio destino. Necesitamos escoger sabiamente para asociamos con quienes nos capacitarán