Ir al contenido principal

En los Lugares Celestiales


Mayo La demanda del padre celestial, 1 de mayo https://ift.tt/4XG10Rb ¡Quién diera que tuviesen tal corazón, que me temiesen y guardasen todos los días todos mis mandamientos, para que a ellos y a sus hijos les fuese bien para siempre! Deuteronomio 5:29. Dios mantiene una relación paternal con su pueblo, y como Padre exige nuestro servicio fiel. Mirad la vida de Cristo. A la cabeza de la humanidad, sirviendo a su Padre, es un ejemplo de lo que cada hijo debe y puede ser. La obediencia de Cristo es la que Dios requiere hoy de los seres humanos. Él sirvió a su Padre en amor, voluntaria y libremente. “El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado, y tu ley está en medio de mi corazón”. Salmos 40:8. Cristo no consideró ningún sacrificio demasiado grande, ningún trabajo demasiado pesado para cumplir la obra que había venido a hacer. A los doce años dijo: “¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar?” Lucas 2:49. Había oído el llamado y había emprendido la tarea. “Mi comida”, dijo, “es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra”. Juan 4:34. Así debemos servir a Dios. Solamente sirve el que alcanza el más elevado nivel de obediencia. Todos los que quieren ser hijos de Dios se demostrarán colaboradores con Cristo y Dios y los ángeles celestiales. Esta es la prueba para toda alma... El gran propósito de Dios en la ejecución de sus providencias es probar a los hombres, darles una oportunidad de desarrollar el carácter. Así prueba si son o no obedientes a sus órdenes. Las buenas obras no compran el amor de Dios, sino que revelan que poseemos ese amor... Hay solamente dos clases de personas en el mundo hoy y solamente dos serán reconocidas en el juicio: los que violan la ley de Dios y los que la obedecen. Cristo nos da la norma de nuestra lealtad o deslealtad. “Si me amáis”, dice, “guardad mis mandamientos”. Juan 14:15.—The Review and Herald, 23 de junio de 1910.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA ADORACIÓN VERDADERA Y LA FALSA ADORACIÓN

Por: Miguel Cabán, pastor jubilado de la Asociación del Oeste de Puerto Rico   La gran mayoría de los lectores de este tratado ha escuchado acerca de la Iglesia Celebración que surgió a fines de los 80. Los defensores de celebración sostienen que hay que alcanzar a los jóvenes de la nueva generación con  música  moderna como Rock, Pop, ect, etc. ¿Saben ustedes como le llaman actualmente a esas iglesias de celebración? Iglesias culturalmente relevantes (New Song Church o iglesias para jóvenes o Turn Point). Ahora cabe preguntar ¿Debemos de usar la música Rock para poder alcanzar a los jóvenes de la nueva generación?    Un autor dice al respecto: “¿Usamos drogas para alcanzar a los viciados para Cristo? ¿Usamos lenguaje obsceno para alcanzar aquellos que blasfeman? ¿Robamos para nosotros identificarnos con los ladrones? ¿Producimos material pornográfico para presentar a Cristo a los pornográficos? ¿Por qué entonces deberíamos usar una música carnal para conseguir llamar la atención del

LA IGLESIA ADVENTISTA NO ES BABILONIA... ¡ES LAODICEA!

Conozco la Iglesia Adventista desde mi niñez (7 años) y sé que es la Iglesia Verdadera. Lo he sabido desde que mis papás encontraron en la Biblia la verdad del sábado y buscaron la iglesia que respetara los mandamientos de Dios y encontraron a la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Desde entonces he tenido la convicción de que la Iglesia Adventista es la Iglesia Verdadera, por cuanto es la única que predica la verdad completa y cumple los dos requisitos que ESTÁN ESCRITOS tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento: ANTIGUO TESTAMENTO: “!!A la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido.”(Isaías 8:20) NUEVO TESTAMENTO “ Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.” (Apocalipsis 14:12) “Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesu