Ir al contenido principal

El Cristo Triunfante


Con la ayuda divina podremos vencer a Satanás, 27 de julio https://ift.tt/u5xCAMe “Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo”. 1 Corintios 15:57. Es a un costo inmenso que hemos puesto en terreno ventajoso el hecho de ser liberados de la esclavitud del pecado que provocó la caída de Adán... No podremos entender el valor del alma humana hasta que comprendamos el gran sacrificio que se hizo en el Calvario para redimirla. El pecado de Adán en el Edén sumió a la raza humana en la miseria y la desesperación. Pero en el plan de la salvación, se proporcionó un camino para que todos puedan escapar si cumplen con los requerimientos. En virtud del sacrificio del Hijo de Dios se concedió una segunda prueba. Tenemos una batalla que pelear de la que podemos salir victoriosos por los méritos de la sangre de Cristo. Dios vio que era imposible que por nuestras propias fuerzas lográramos la victoria en la contienda. Desde la Caída la raza humana ha experimentado un debilitamiento en cada generación sucesiva, por lo que sin la ayuda de Cristo no podremos resistir el mal de la intemperancia. Cuán agradecidos debiéramos estar de contar con un Salvador que aceptó deponer las investiduras reales de su manto y su trono para revestir de humanidad su divinidad y llegar a ser un Varón de dolores, experimentado en quebrantos. Cuando Jesús fue bautizado por la mano de Juan... el Espíritu de Dios, como una paloma de oro bruñido, rodeó al precioso Salvador y una voz del cielo dijo: “Este es mi Hijo amado, en el cual tengo contentamiento”... Después del bautismo de Jesús en el Jordán, fue conducido por el Espíritu al desierto para ser tentado por el diablo. Cristo comenzó la obra de redención en el preciso lugar donde comenzó la ruina [de la raza humana], y el futuro bienestar del mundo depende de la batalla librada por el Príncipe de la vida en el desierto. Gracias a Dios que él salió victorioso en el mismo terreno en que Adán fue derrotado y redimió su desgraciado fracaso. Satanás se retiró del campo de batalla derrotado. Esta victoria nos garantiza que por la ayuda divina podemos salir victoriosos en nuestro conflicto con el enemigo... Satanás consideró que todo poder de este planeta caído estaba en sus manos. Pero en Cristo encontró a alguien capaz de resistir sus tentaciones. Las palabras de Cristo son: “Viene el príncipe de este mundo, y él nada tiene en mí”... Ahora la pregunta es, ¿tomaremos ventaja de la situación y saldremos más que vencedores por medio de aquel que nos amó?—Manuscrito 26, 1887.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA ADORACIÓN VERDADERA Y LA FALSA ADORACIÓN

Por: Miguel Cabán, pastor jubilado de la Asociación del Oeste de Puerto Rico   La gran mayoría de los lectores de este tratado ha escuchado acerca de la Iglesia Celebración que surgió a fines de los 80. Los defensores de celebración sostienen que hay que alcanzar a los jóvenes de la nueva generación con  música  moderna como Rock, Pop, ect, etc. ¿Saben ustedes como le llaman actualmente a esas iglesias de celebración? Iglesias culturalmente relevantes (New Song Church o iglesias para jóvenes o Turn Point). Ahora cabe preguntar ¿Debemos de usar la música Rock para poder alcanzar a los jóvenes de la nueva generación?    Un autor dice al respecto: “¿Usamos drogas para alcanzar a los viciados para Cristo? ¿Usamos lenguaje obsceno para alcanzar aquellos que blasfeman? ¿Robamos para nosotros identificarnos con los ladrones? ¿Producimos material pornográfico para presentar a Cristo a los pornográficos? ¿Por qué entonces deberíamos usar una música carnal para conseguir llamar la atención del

Alza tus Ojos

Escoged cada día, 9 de febrero https://ift.tt/WkwH4TG La exposición de tus palabras alumbra; hace entender a los simples. Salmos 119:130. Cuanto más a menudo se lee el Nuevo Testamento, más instructivo es. Ninguno se cansa de sus palabras hermosas, porque son semejantes a piedras preciosas. Cuanto más profunda sea la investigación que se haga en ellas, tanto más nueva y más espléndida será la luz reflejada por las mismas. Cuanto más estudiemos la Palabra con corazón sencillo y confiado, más comprenderemos la senda por la que debemos andar a fin de alcanzar el Paraíso de Dios. Recibimos vida de Cristo mediante el estudio de su Palabra. “En él estaba la vida”; vida original, no prestada. Es la fuente de vida. Recibimos vida del Salvador, quien la vuelve a tomar. La vida que nos ha sido dada por Dios debiera ser utilizada de la mejor manera, porque como instrumentos humanos estamos formando nuestro propio destino. Necesitamos escoger sabiamente para asociamos con quienes nos capacitarán