Ir al contenido principal

El Cristo Triunfante


Cristo sabe cómo ayudarnos a vencer, 30 de julio https://ift.tt/hgoJau3 “A Jehová tu Dios temerás, y a él solo servirás”. Deuteronomio 6:13. No debiéramos elevar nuestras peticiones a Dios con el fin de probar si acaso cumplirá su palabra, sino con la certeza de que la cumplirá; ni para probar que nos ama, sino porque nos ama. “Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto... y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares”. Este fue el esfuerzo culminante de Satanás. En él desplegó todo su poder engañador. Fue el atractivo encanto de la serpiente. Desplegó todo su poder de fascinación sobre Cristo impulsándolo a someter su voluntad bajo el dominio de la suya. En su debilidad Cristo se aferró a Dios. La divinidad fulguró a través de la humanidad. Cristo permaneció como el Comandante del cielo y sus palabras fueron las de Uno que tenía toda la autoridad: “Vete, Satanás, porque escrito está: al Señor tu Dios adorarás, y a él solo servirás”. Satanás había puesto en duda que Jesús fuera el Hijo de Dios. En su sumaria despedida tuvo una prueba que no podía contradecir. La divinidad fulguró a través de la humanidad doliente. Satanás no tuvo poder para resistir la orden. Retorciéndose de humillación e ira, se vio obligado a retirarse de la presencia del Redentor del mundo. La victoria de Cristo fue tan completa como lo había sido el fracaso de Adán. Cristo anticipaba los largos años de conflicto que vendrían en el futuro entre los seres humanos y este sutil enemigo. El Señor es el refugio de todos los que, asediados por la tentación, acuden a él. La tentación y la prueba han de venir sobre cada uno de nosotros, pero nunca debemos ser dominados por el enemigo. Nuestro Señor ha vencido en nuestro beneficio. Satanás no es invencible. Día en día él enfrenta a aquellos que padecen prueba, esforzándose por medio de sus artificios para ejercer dominio sobre ellos. Su poder acusador es grande y es en este aspecto que logra vencer. Cristo fue tentado para que nosotros pudiésemos saber cómo ayudar a toda alma que habría luego de padecer la tentación. La tentación no es pecado; el pecado consiste en ceder a la tentación. Para el alma que confía en Jesús la tentación significa victoria y una mayor fortaleza. Cristo está preparado para perdonar a todos los que acuden confesándole sus pecados. Al alma que lucha con sus tribulaciones y pruebas, le dice: “¿Forzará alguien mi fortaleza? Haga conmigo paz; sí, haga paz conmigo”. Gracias a Dios contamos con un sumo sacerdote que se compadece de nuestras debilidades porque él fue tentado en todo igual que nosotros.—Manuscrito 113, 1902.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA ADORACIÓN VERDADERA Y LA FALSA ADORACIÓN

Por: Miguel Cabán, pastor jubilado de la Asociación del Oeste de Puerto Rico   La gran mayoría de los lectores de este tratado ha escuchado acerca de la Iglesia Celebración que surgió a fines de los 80. Los defensores de celebración sostienen que hay que alcanzar a los jóvenes de la nueva generación con  música  moderna como Rock, Pop, ect, etc. ¿Saben ustedes como le llaman actualmente a esas iglesias de celebración? Iglesias culturalmente relevantes (New Song Church o iglesias para jóvenes o Turn Point). Ahora cabe preguntar ¿Debemos de usar la música Rock para poder alcanzar a los jóvenes de la nueva generación?    Un autor dice al respecto: “¿Usamos drogas para alcanzar a los viciados para Cristo? ¿Usamos lenguaje obsceno para alcanzar aquellos que blasfeman? ¿Robamos para nosotros identificarnos con los ladrones? ¿Producimos material pornográfico para presentar a Cristo a los pornográficos? ¿Por qué entonces deberíamos usar una música carnal para conseguir llamar la atención del

Alza tus Ojos

Escoged cada día, 9 de febrero https://ift.tt/WkwH4TG La exposición de tus palabras alumbra; hace entender a los simples. Salmos 119:130. Cuanto más a menudo se lee el Nuevo Testamento, más instructivo es. Ninguno se cansa de sus palabras hermosas, porque son semejantes a piedras preciosas. Cuanto más profunda sea la investigación que se haga en ellas, tanto más nueva y más espléndida será la luz reflejada por las mismas. Cuanto más estudiemos la Palabra con corazón sencillo y confiado, más comprenderemos la senda por la que debemos andar a fin de alcanzar el Paraíso de Dios. Recibimos vida de Cristo mediante el estudio de su Palabra. “En él estaba la vida”; vida original, no prestada. Es la fuente de vida. Recibimos vida del Salvador, quien la vuelve a tomar. La vida que nos ha sido dada por Dios debiera ser utilizada de la mejor manera, porque como instrumentos humanos estamos formando nuestro propio destino. Necesitamos escoger sabiamente para asociamos con quienes nos capacitarán