Ir al contenido principal

Reflejemos a Jesús


Debemos hacer esfuerzos decididos contra el pecado, 7 de julio https://ift.tt/IXH0euJ Camino a la vida es guardar la instrucción; pero quien desecha la reprensión, yerra. Proverbios 10:17. Muchos se disculpan por su debilidad espiritual, por sus explosiones de pasión, por la falta de amor que muestran hacia sus hermanos. Experimentan una sensación de alejamiento de Dios, una comprensión de su esclavitud al yo y al pecado, pero su deseo de hacer la voluntad de Dios está basado en su propia inclinación, no sobre la convicción profunda e interior del Espíritu Santo. Con el interés ansioso de almas que tienen que aparecer en el juicio, creen que la ley de Dios es obligatoria, pero no comparan sus acciones con esa ley. Reconocen que hay que amar y adorar supremamente a Dios, pero Dios no está en ninguno de sus pensamientos. Creen que deben observarse los preceptos que les imponen que amen a otros; pero tratan a sus asociados con una fría indiferencia, y algunas veces con injusticia. De esa manera se alejan del sendero de la obediencia complaciente. No llevan la obra del arrepentimiento lo suficientemente lejos. El sentido de su mal debería llevarlos a buscar a Dios con la mayor seriedad, para obtener poder con el fin de revelar a Cristo por medio de la bondad y la paciencia. Se hacen muchos esfuerzos espasmódicos de reforma, pero los que los hacen no crucifican el yo. No se entregan totalmente en las manos de Cristo buscando el poder divino para hacer su voluntad. No están dispuestos a ser moldeados conforme a la semejanza divina. En una forma general reconocen sus imperfecciones, pero no renuncian a los pecados particulares. “Hemos hecho las cosas que no deberíamos haber hecho”, dicen “y no hemos hecho las cosas que deberíamos haber hecho”. Pero sus actos de egoísmo, tan ofensivos para Dios, no se ven a la luz de su ley. No se expresa un arrepentimiento pleno por las victorias que ha ganado el yo. El enemigo quiere que se hagan estos esfuerzos espasmódicos; porque los que los hacen no se ocupan en ninguna batalla decidida contra el mal. Por decirlo así, se coloca sobre su mente un parche calmante, y con autosuficiencia empiezan de nuevo a hacer la voluntad de Dios. Pero una convicción general de pecado no es reformadora. Podemos tener un sentido vago, desagradable de imperfección, pero esto no nos servirá de nada a menos que hagamos un esfuerzo decidido por obtener la victoria sobre el pecado. Si deseamos cooperar con Cristo, para vencer como él venció, debemos, en su fortaleza, resistir de la manera más determinada contra el yo y el egoísmo.—The Signs of the Times, 11 de marzo de 1897.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA ADORACIÓN VERDADERA Y LA FALSA ADORACIÓN

Por: Miguel Cabán, pastor jubilado de la Asociación del Oeste de Puerto Rico   La gran mayoría de los lectores de este tratado ha escuchado acerca de la Iglesia Celebración que surgió a fines de los 80. Los defensores de celebración sostienen que hay que alcanzar a los jóvenes de la nueva generación con  música  moderna como Rock, Pop, ect, etc. ¿Saben ustedes como le llaman actualmente a esas iglesias de celebración? Iglesias culturalmente relevantes (New Song Church o iglesias para jóvenes o Turn Point). Ahora cabe preguntar ¿Debemos de usar la música Rock para poder alcanzar a los jóvenes de la nueva generación?    Un autor dice al respecto: “¿Usamos drogas para alcanzar a los viciados para Cristo? ¿Usamos lenguaje obsceno para alcanzar aquellos que blasfeman? ¿Robamos para nosotros identificarnos con los ladrones? ¿Producimos material pornográfico para presentar a Cristo a los pornográficos? ¿Por qué entonces deberíamos usar una música carnal para conseguir llamar la atención del

Alza tus Ojos

Escoged cada día, 9 de febrero https://ift.tt/WkwH4TG La exposición de tus palabras alumbra; hace entender a los simples. Salmos 119:130. Cuanto más a menudo se lee el Nuevo Testamento, más instructivo es. Ninguno se cansa de sus palabras hermosas, porque son semejantes a piedras preciosas. Cuanto más profunda sea la investigación que se haga en ellas, tanto más nueva y más espléndida será la luz reflejada por las mismas. Cuanto más estudiemos la Palabra con corazón sencillo y confiado, más comprenderemos la senda por la que debemos andar a fin de alcanzar el Paraíso de Dios. Recibimos vida de Cristo mediante el estudio de su Palabra. “En él estaba la vida”; vida original, no prestada. Es la fuente de vida. Recibimos vida del Salvador, quien la vuelve a tomar. La vida que nos ha sido dada por Dios debiera ser utilizada de la mejor manera, porque como instrumentos humanos estamos formando nuestro propio destino. Necesitamos escoger sabiamente para asociamos con quienes nos capacitarán