Ir al contenido principal

Colaboradores de Dios, 14 de febrero

Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios. 1 Corintios 3:9. CDCD 51.1
Conforte el corazón de aquellos por quienes Cristo dio su vida. Indúzcalos a comprender que no deben depender del ambiente que los rodea para desarrollar su experiencia cristiana. Le costará algún esfuerzo hacerles entender su responsabilidad de ser colaboradores de Dios. Pero considere el hecho de que Cristo, durante los años de su ministerio terrenal, trabajó todo el día y a menudo sin éxito. Inste a cada alma para que comprenda la pérdida eterna que sufrirán todos los que no quieran entregar a Cristo, sin reservas, el corazón, la mente y el alma. Cada día que transcurre sin que Jesús sea admitido en el alma es un día perdido. Muestre, por lo tanto, a aquellos por quienes trabaja cuánto ganarán al entregarse a Dios. CDCD 51.2
La oración da al obrero de Dios fortaleza espiritual para reanudar la lucha. En ella se encuentra la fuente de su mayor poder. Se presenta a Dios inclinándose desde el cielo para observar con vivo interés a los que trabajan para él, mientras aguarda para impartir su gracia a los que elevan sus súplicas hacia su trono... CDCD 51.3
Nunca se olvide de que es colaborador de Dios y que tiene el privilegio de estar constantemente protegido por su gracia. Cristo observa con interés todo movimiento de reforma que se desarrolla en la tierra. Invita a todos los que llevan su nombre a que se conviertan cada día para que puedan trabajar inteligentemente en su causa bajo la dirección y el poder del Espíritu Santo... CDCD 51.4
El propósito de Dios es que su pueblo sea santo y puro, que comunique la luz a todos los que lo rodean. Pero sólo mientras mantengan en alto el estandarte; sólo mientras revelen que la verdad que profesan creer es poderosa para influir sobre ellos para justicia y para sostener su vida espiritual; sólo mientras hagan de los principios de la verdad una parte de su vida diaria, podrán ser alabanza y honra para Dios en la tierra. Es el privilegio de todo cristiano recibir la gracia que lo capacita para permanecer firme en los principios de justicia en el servicio de Dios.—Carta 8, del 14 de febrero de 1912, dirigida a S. N. Haskell.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA ADORACIÓN VERDADERA Y LA FALSA ADORACIÓN

Por: Miguel Cabán, pastor jubilado de la Asociación del Oeste de Puerto Rico   La gran mayoría de los lectores de este tratado ha escuchado acerca de la Iglesia Celebración que surgió a fines de los 80. Los defensores de celebración sostienen que hay que alcanzar a los jóvenes de la nueva generación con  música  moderna como Rock, Pop, ect, etc. ¿Saben ustedes como le llaman actualmente a esas iglesias de celebración? Iglesias culturalmente relevantes (New Song Church o iglesias para jóvenes o Turn Point). Ahora cabe preguntar ¿Debemos de usar la música Rock para poder alcanzar a los jóvenes de la nueva generación?    Un autor dice al respecto: “¿Usamos drogas para alcanzar a los viciados para Cristo? ¿Usamos lenguaje obsceno para alcanzar aquellos que blasfeman? ¿Robamos para nosotros identificarnos con los ladrones? ¿Producimos material pornográfico para presentar a Cristo a los pornográficos? ¿Por qué entonces deberíamos usar una música carnal para conseguir llamar la atención del

Alza tus Ojos

Escoged cada día, 9 de febrero https://ift.tt/WkwH4TG La exposición de tus palabras alumbra; hace entender a los simples. Salmos 119:130. Cuanto más a menudo se lee el Nuevo Testamento, más instructivo es. Ninguno se cansa de sus palabras hermosas, porque son semejantes a piedras preciosas. Cuanto más profunda sea la investigación que se haga en ellas, tanto más nueva y más espléndida será la luz reflejada por las mismas. Cuanto más estudiemos la Palabra con corazón sencillo y confiado, más comprenderemos la senda por la que debemos andar a fin de alcanzar el Paraíso de Dios. Recibimos vida de Cristo mediante el estudio de su Palabra. “En él estaba la vida”; vida original, no prestada. Es la fuente de vida. Recibimos vida del Salvador, quien la vuelve a tomar. La vida que nos ha sido dada por Dios debiera ser utilizada de la mejor manera, porque como instrumentos humanos estamos formando nuestro propio destino. Necesitamos escoger sabiamente para asociamos con quienes nos capacitarán