Elena G. de White escribió:

“No cerrará el tiempo de gracia hasta que el mensaje haya sido proclamado con más claridad. La ley de Dios ha de ser magnificada [...] El mensaje de la justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que terminará la obra del tercer ángel”. Joyas de los Testimonios (JT), vol. 2, (Bs. As.: ACES, 1956), pp. 373,374
Pero el perdón tiene un significado más abarcante del que muchos suponen. Cuando Dios promete que “será amplio en perdonar”, añade, como si el alcance de esa promesa fuera más de lo que pudiéramos entender: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.19 El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual libra de la condenación. No es sólo el perdón por el pecado. Es también una redención del pecado. Es la efusión del amor redentor que transforma el corazón. David tenía el verdadero concepto del perdón cuando oró “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”. También dijo: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones”.20 {DMJ 97.2}
https://egwwritings.org/?ref=es_DMJ.97.2&para=175.533

Satanás les ofrece a los hombres los reinos del mundo si ellos le ceden la supremacía. Muchos hacen esto y sacrifican el cielo. Es mejor morir que pecar; es mejor padecer necesidad que defraudar; es mejor pasar hambre que mentir.—Testimonies for the Church 4:495 (1880). {EUD 121.4}

miércoles, 5 de febrero de 2020

Innumerables bendiciones


Innumerables bendiciones, 5 de febrero
Aguarda a Jehová; esfuérzate, y aliéntese tu corazón; sí, espera a Jehová. Salmos 27:14. CDCD 42.1
Tenga buen ánimo, hermana mía. Un poco más, y ya veremos a Jesús. “No se turbe vuestro corazón -le dijo a sus discípulos-; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis”. Juan 14:1-3. CDCD 42.2
Anime su corazón en el Señor. Me regocijo en las brillantes perspectivas del futuro y lo mismo puede hacer usted. Tengamos buen ánimo, y alabemos al Señor por su misericordia hacia los hijos de los hombres. No mire hacia el lado sombrío de las cosas. Tenga fe en Dios. Somos propiedad de Cristo; recordemos que nos ama y que es nuestro ayudador y nuestro Dios. CDCD 42.3
Anoche estuve despierta mucho tiempo. Estaba perturbada y ansiosa, porque sé que muchos pasan por pruebas y tentaciones, y estaba buscando la manera de ayudarles a mirar a Jesús y consolar sus corazones con su amor. Pensaba: “¡Oh, si pudiera asirme de la mano de Cristo y escuchar su voz mientras estoy aquí despierta, orando por mí misma y mucho más por los que están pasando por tentaciones y pruebas!” No pude dormir después de la una. Me sentía muy apenada porque quería escribir hoy, y se me ocurría que no iba a poder hacerlo si no lograba dormir. Pero me levanté a las dos y me vestí, encendí el fuego y antes del desayuno escribí muchas páginas. He escrito muchas páginas después del desayuno también y no he sentido sueño en absoluto. CDCD 42.4
Agradezcamos a Dios por cada favor; tratemos de ser cristianos resplandecientes. Voy a encomendar al cuidado del Señor las almas por las cuales me preocupo, temerosa de que no serán capaces de resistir hasta el fin. Lo que es divinamente verdadero brillará en medio de las tinieblas morales, porque la luz de Cristo lo ilumina. A él debemos constante alabanza y gratitud, porque somos guardados gracias a su poder por medio de la fe. No nos podemos guardar a nosotros mismos. CDCD 42.5
Tenga buen ánimo. El Señor la ama y se compadece de todas sus debilidades. Con seguridad la fortalecerá y bendecirá con tal que confíe en él. El corazón del Dios infinito no se satisfaría con una bendición menor para los que aman a Jesús que la que proporciona a su propio Hijo.—Carta 57, del 5 de febrero de 1905, dirigida a la esposa del pastor A. J. Breed. CDCD 42.6

No hay comentarios:

Publicar un comentario