Seguidores

Hijos e Hijas de Dios


Busquemos la superación, 22 de noviembre https://ift.tt/3cBCqFz Así también vosotros; pues que anheláis dones espirituales, procurad abundar en ellos para edificación de la iglesia. 1 Corintios 14:12. Enséñese desde la infancia a la juventud, que no se logra excelencia sin gran esfuerzo. La ambición de alcanzar grandes alturas no tiene importancia. Jóvenes amigos: no se puede alcanzar la cima de la montaña permaneciendo inactivos y con sólo el deseo de estar allá. Podrán conseguir su objetivo haciendo solamente una etapa a la vez, avanzando con lentitud, posiblemente, pero conservando cada etapa alcanzada. Es el que trabaje con energía y perseverancia quien escalará los Alpes. Cada joven debería aprovechar al máximo sus talentos, hasta el límite de las oportunidades presentes. El que lo haga, podrá lograr casi cualquier altura moral e intelectual. Pero debe poseer un espíritu valiente y resuelto. Necesitará cerrar sus oídos a la voz del placer; a menudo tendrá que rehusar las invitaciones de sus compañeros... Dejen sin cultivar un campo y crecerán en él las espinas y las zarzas. No verán jamás una bella flor o un arbusto escogido emergiendo de las malezas feas y venenosas. Las zarzas inútiles crecerán exuberantes sin dedicación ni cuidado, mientras que las plantas de valor práctico o de adorno requieren cuidadoso cultivo. Con nuestra juventud sucede lo mismo. Si se han de formar hábitos correctos, y se han de establecer principios sanos, hay una obra importante que realizar. Si se desea corregir los hábitos equivocados, se necesitará diligencia y perseverancia para cumplir la tarea... Es mucho más fácil ceder ante las influencias del mal que resistirlas.—The Review and Herald, 13 de septiembre de 1881. A menos que comprendan la importancia de efectuar esa enmienda esencial del carácter para ser mejores cada día, y capacitarse así para cumplir con las responsabilidades que descansan sobre ellos, se encontrarán junto con los perdidos.—The General Conference Bulletin, 20 de marzo de 1891.

Comentarios

Entradas populares

El Mensaje de los Tres Ángeles

Apocalipsis 14:6-12
6 Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo,
7 diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.
8 Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.
9 Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano,
10 él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero;
11 y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.
12 Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.

VISITAS