Seguidores

Cada Día con Dios


Temamos desobedecer a Dios, 1 de diciembre https://ift.tt/32IYWul Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor. Filipenses 2:12. En este texto no se tolera el descuido, ni la indolencia, ni la indiferencia; por el contrario, cada uno de nosotros debe ocuparse de su salvación con temor y temblor. ¿Por qué? Veamos: “Por tanto, amados míos... ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor”. Bien, dirán ustedes, ¿tenemos que andar todo el tiempo con temor y temblor? En cierto sentido, si; pero en otro, no. Delante de ustedes esta el temor de Dios; pero tambien está el temblor, no sea que se aparten de los consejos de Dios. Habra ese temblor. Tienen que ocuparse constantemente de su salvación con temor y temblor. ¿Y eso es todo? No. Veamos como podemos recibir el poder divino: “Porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad”. Vers. 13. Aquí se nos presenta la obra que le corresponde al hombre y la que le concierne a Dios. Ambos colaboran. El hombre no puede hacer esta obra sin la ayuda del poder divino. El Señor no toma al hombre con sus propios sentimientos y deficiencias naturales para ubicarlo de golpe en el ámbito de la luz de su rostro. No, el hombre debe hacer su parte, y mientras se ocupa en su propia salvación con temor y temblor, Dios obra en él tanto el querer como el hacer por su buena voluntad. Mediante la combinación de estos dos poderes el hombre alcanzará la victoria y recibirá finalmente la corona de vida. Contempla un cielo de felicidad, y el eterno peso de gloria que se extiende delante de él, y teme perderlos, no sea que al dejar de confiar en una promesa, no los alcance. No puede permitirse perderlos. Anhela ese cielo de felicidad, y emplea a fondo todas las energías de su ser para obtenerlos. Usa al máximo posible sus habilidades. Pone a contribución, en la mayor medida posible, todo nervio y músculo espiritual, para lograr el éxito pleno en esta tarea, y para obtener el precioso premio de la vida eterna... Cuando el mundo ve que tenemos un gran anhelo, algo que no se ve pero que por la fe se convierte en una viviente realidad, entonces se siente motivado a investigar, y descubre que hay algo que vale la pena poseer, porque observa que esta fe ha producido un maravilloso cambio en nuestra vida y en nuestro carácter.—Manuscrito 13, del 1 de diciembre de 1888, sermón pronunciado en esa fecha en Des Moines, Iowa.

Comentarios

Entradas populares

El Mensaje de los Tres Ángeles

Apocalipsis 14:6-12
6 Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo,
7 diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.
8 Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.
9 Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano,
10 él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero;
11 y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.
12 Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.

VISITAS