Seguidores

Nuestra Elevada Vocacion


El verano con Dios, 1 de diciembre https://ift.tt/31iFyUm Porque he aquí ha pasado el invierno, hase mudado, la lluvia se fué; hanse mostrado las flores en la tierra, el tiempo de la canción es venido. Cantares 2:11, 12. En esta hermosa mañana toda la naturaleza parece fresca y pujante. La tierra se ha engalanado con sus verdes ropajes de verano y sonríe con una belleza casi edénica. Pienso que el gozo que sentimos por el verano se ve aumentado por el recuerdo de los largos y fríos meses de invierno; por otra parte, la esperanza del verano nos ayuda a soportar más gozosamente el reinado del invierno. Si permitiéramos que nuestras mentes se espaciaran en la debilidad y la desolación con las cuales el rey del hielo nos rodea, podríamos ser muy infelices; pero obrando con más sabiduría, continuamos hacia adelante en anticipación del tiempo primaveral que traerá de vuelta los pájaros, despertará a las flores dormidas, vestirá a la tierra con su ropaje verde y llenará el aire con luz, fragancia y canto. El viaje del cristiano en este mundo puede compararse acertadamente con el largo y frío invierno. Aquí experimentamos luchas, aflicciones y desengaños, pero no deberíamos permitir que nuestras mentes se espacien en estas cosas. Más bien miremos anticipadamente, con esperanza y fe, al verano venidero, cuando seremos bienvenidos en el hogar edénico, donde todo es luz y gozo, donde todo es paz y amor. Si el cristiano nunca hubiera experimentado las tormentas de la aflicción en este mundo, si su corazón nunca hubiera sido helado por el desengaño u oprimido por el temor, escasamente sabría cómo apreciar el cielo. No nos desanimemos, aunque a menudo estemos cansados, tristes y angustiados; el invierno no durará para siempre. El verano de paz, gozo y alegría eterna pronto vendrá. Entonces Dios morará con nosotros y nos conducirá a las fuentes de aguas vivas, y limpiará toda lágrima de nuestros ojos.—Carta 13, 1875, pp. 1. Que ninguna cosa ... impida que hagáis una obra cabal para la eternidad. ... No habrá vientos que hielan, ni fríos inviernos, sino un eterno verano. Hay luz para el intelecto, amor que perdura y que es sincero. Allí habrá salud e inmortalidad, vigor para cada facultad. Toda tristeza y toda angustia habrán desaparecido para siempre.—Carta 4, 1885, pp. 5.

Comentarios

Entradas populares

El Mensaje de los Tres Ángeles

Apocalipsis 14:6-12
6 Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo,
7 diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.
8 Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.
9 Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano,
10 él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero;
11 y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.
12 Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.

VISITAS