Seguidores

Hijos e Hijas de Dios


Buscad a Jehová, 2 de diciembre https://ift.tt/3lvdPXP Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. Isaías 55:6. Vendrá el tiempo cuando será demasiado tarde para buscar a Dios, y he estado pensando cómo nos sentiremos cuando se haya terminado el tiempo de prueba, y hayan finalizado todos los trabajos de nuestra vida. ¿Con qué sentimiento examinaremos el pasado? ¿Desearemos entonces que nuestros esfuerzos para servir a Dios hubiesen sido más fervientes? ¿Desearemos haber vivido más en armonía con sus deseos revelados? ¿Seremos contados en esa oportunidad entre sus siervos fieles? ¿Qué sucedería si en este momento oyéramos la voz de Dios diciendo: “Hecho es”?... En vista de las solemnes responsabilidades que descansan sobre nosotros, contemplemos el futuro para que podamos entender lo que debemos hacer a fin de encontrarnos con él... En la solemne asamblea del último día de este mundo, al alcance del oído del universo, será leída la razón de la condenación del pecador. Por primera vez los padres sabrán cómo ha sido la vida secreta de sus hijos. Los hijos verán cuántas injusticias han cometido contra sus padres. Habrá una revelación general de los secretos y los motivos del corazón; porque lo que es oculto será hecho manifiesto. Aquellos que han considerado livianamente las cosas solemnes relacionadas con el juicio, se pondrán serios al enfrentarse con la terrible realidad... Cuando consideráis estas cosas solemnes, ¿no comprendéis, queridos jóvenes, que debéis abandonar vuestro egoísmo, vuestra conducta pecaminosa, dejar de hacer el mal, y aprender a hacer el bien? Es vuestra propia conducta la que modelará vuestros caracteres para destrucción o para felicidad durante los siglos de la eternidad... ¿Prestaréis atención al mandato: “Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano”?—The Youth’s Instructor, 21 de julio de 1892.

Comentarios

Entradas populares

El Mensaje de los Tres Ángeles

Apocalipsis 14:6-12
6 Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo,
7 diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.
8 Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.
9 Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano,
10 él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero;
11 y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.
12 Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.

VISITAS