Seguidores

La Fe por la Cual Vivo


Los clamores de paz, 2 de diciembre https://ift.tt/3rv6SKi Que cuando dirán, paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción de repente, como los dolores a la mujer preñada; y no escaparán. 1 Tesalonicenses 5:3. “El mal siervo dice en su corazón: ‘Mi señor se tarda en venir.’ No dice que Cristo no vendrá. No se burla de la idea de su segunda venida. Pero en su corazón y por sus acciones y palabras, declara que la venida de su Señor tarda. Destierra del ánimo ajeno la convicción de que el Señor va a venir prestamente. Su influencia induce a los hombres a una demora presuntuosa y negligente. Los confirma en su mundanalidad y estupor. Las pasiones terrenales, los pensamientos corruptos, se posesionan de su mente. El mal siervo come y bebe con los borrachos, uniéndose con el mundo en la búsqueda de placeres.... El advenimiento de Cristo sorprenderá a los falsos maestros. Están diciendo: ‘Paz y seguridad.’ Como los sacerdotes y maestros antes de la caída de Jerusalén, esperan que la iglesia disfrute de terrenal prosperidad y gloria. Interpretan las señales de los tiempos como indicios de esto.... Los hombres están postergando la venida del Señor. Se burlan de las amonestaciones. Orgullosamente se jactan diciendo: ‘Todas las cosas permanecen así como desde el principio.’ ... En el mismo tiempo en que el mundo pregunta con desprecio: ‘¿Dónde está la promesa de su advenimiento?’ se están cumpliendo las señales. Mientras claman ‘Paz y seguridad,’ se acerca la destrucción repentina.... Mientras el escarnecedor, el que rechaza la verdad, se ha vuelto presuntuoso; mientras la rutina del trabajo de las diversas formas de ganar dinero se lleva a cabo.... Cristo viene como ladrón.”—El Deseado de Todas las Gentes, 573, 574.

Comentarios

Entradas populares

El Mensaje de los Tres Ángeles

Apocalipsis 14:6-12
6 Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo,
7 diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.
8 Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.
9 Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano,
10 él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero;
11 y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.
12 Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.

VISITAS