Ir al contenido principal

El Cristo Triunfante


En Cristo podemos alcanzar la perfecta humanidad, 20 de julio https://ift.tt/RcyphCZ “Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí”. Juan 15:4. Satanás deseaba trastornar el gobierno de Dios e imprimir su propio sello a las normas del reino del Señor. Cristo no armonizaba con ese deseo y así fue como la contienda contra Cristo comenzó y, gradualmente, se intensificó. Trabajando en secreto, aunque siendo conocido para Dios, Lucifer se transformó en un ser engañador. Hablaba falsedades como si fueran verdad. Fue expulsado del cielo y, aparentemente, Cristo estuvo a solas con él en el desierto de la tentación. Sin embargo, no estaba solo, pues los ángeles estaban en derredor suyo del mismo modo como los ángeles de Dios son comisionados a ministrar en favor de quienes padecen los temibles ataques del enemigo. Cristo estuvo en el desierto con el mismo con quien había estado en guerra en el cielo, y a quien había vencido; y Satanás fue derrotado. Ahora Satanás lo enfrentó bajo circunstancias diferentes, pues la gloria que lo circuía ya no era visible. Se había humillado a sí mismo y había adoptado nuestra naturaleza... ¡Cuánta angustia mental padeció! ¡Cuánta aflicción! ¡Cuánta tortura hirió su mente! Estaba ante él cara a cara, no frente a un monstruo horroroso, como se lo representa, de pezuñas hendidas y alas de murciélago, sino como un hermoso ángel de luz, uno que aparentemente había venido de la presencia de Dios... Es imposible que podamos comprender la profundidad y la fuerza de estas tentaciones a menos que el Señor nos conduzca donde pueda abrir estas escenas ante nosotros y nos las revele y así podamos comprenderlas en forma parcial... La prueba que padeció nuestro Señor nos demuestra que él habría podido ceder ante estas tentaciones, de lo contrario la batalla habría sido una farsa. Pero no cayó ante las insinuaciones del enemigo, demostrando así que la naturaleza humana, unida a la divina por medio de la fe, tiene poder para resistir las tentaciones de Satanás. La perfecta humanidad de Cristo es la misma que podemos tener por medio de nuestra relación con Cristo. Al igual que Dios, Cristo no pudo ser inducido a pecar, así como tampoco se había podido quebrantar su lealtad en el cielo. Pero al humillarse y adoptar nuestra naturaleza, podía ser tentado. No había tomado la naturaleza de los ángeles, sino la humana, perfectamente idéntica a nuestra propia naturaleza, excepto que en él no había mancha de pecado... La naturaleza divina unida a la humana hacían que fuese capaz de rendirse a las tentaciones de Satanás. Aquí la prueba de Cristo fue más grande que la de Adán y Eva, pues Cristo tomó nuestra naturaleza, caída pero no corrupta, y no habría de corromperse a menos que aceptara las palabras de Satanás en lugar de las palabras de Dios.—Manuscrito 57, 1890.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA ADORACIÓN VERDADERA Y LA FALSA ADORACIÓN

Por: Miguel Cabán, pastor jubilado de la Asociación del Oeste de Puerto Rico   La gran mayoría de los lectores de este tratado ha escuchado acerca de la Iglesia Celebración que surgió a fines de los 80. Los defensores de celebración sostienen que hay que alcanzar a los jóvenes de la nueva generación con  música  moderna como Rock, Pop, ect, etc. ¿Saben ustedes como le llaman actualmente a esas iglesias de celebración? Iglesias culturalmente relevantes (New Song Church o iglesias para jóvenes o Turn Point). Ahora cabe preguntar ¿Debemos de usar la música Rock para poder alcanzar a los jóvenes de la nueva generación?    Un autor dice al respecto: “¿Usamos drogas para alcanzar a los viciados para Cristo? ¿Usamos lenguaje obsceno para alcanzar aquellos que blasfeman? ¿Robamos para nosotros identificarnos con los ladrones? ¿Producimos material pornográfico para presentar a Cristo a los pornográficos? ¿Por qué entonces deberíamos usar una música carnal para conseguir llamar la atención del

Alza tus Ojos

Escoged cada día, 9 de febrero https://ift.tt/WkwH4TG La exposición de tus palabras alumbra; hace entender a los simples. Salmos 119:130. Cuanto más a menudo se lee el Nuevo Testamento, más instructivo es. Ninguno se cansa de sus palabras hermosas, porque son semejantes a piedras preciosas. Cuanto más profunda sea la investigación que se haga en ellas, tanto más nueva y más espléndida será la luz reflejada por las mismas. Cuanto más estudiemos la Palabra con corazón sencillo y confiado, más comprenderemos la senda por la que debemos andar a fin de alcanzar el Paraíso de Dios. Recibimos vida de Cristo mediante el estudio de su Palabra. “En él estaba la vida”; vida original, no prestada. Es la fuente de vida. Recibimos vida del Salvador, quien la vuelve a tomar. La vida que nos ha sido dada por Dios debiera ser utilizada de la mejor manera, porque como instrumentos humanos estamos formando nuestro propio destino. Necesitamos escoger sabiamente para asociamos con quienes nos capacitarán