Aumenta en fortaleza

Aumenta en fortaleza, 9 de abril
El hombre sabio es fuerte, y de pujante vigor el hombre docto. Proverbios 24:5.{HHD 108.1}
Poned en el esfuerzo vuestras facultades más elevadas. Invocad en vuestra ayuda los motivos más poderosos. Estáis aprendiendo. Tratad de ir al fondo de todo lo que emprendáis. Que vuestros propósitos no queden por debajo de esto: ser competentes en los asuntos en que os ocupáis. No os permitáis a vosotros mismos el caer en el hábito de ser superficiales y negligentes en vuestros deberes y estudios. Porque vuestros hábitos se fortalecerán y llegaréis a ser incapaces de nada mejor. La mente aprende en forma natural a satisfacerse con lo que requiere poco cuidado y esfuerzo, y a contentarse con lo barato e inferior. Hay, jóvenes y señoritas, profundidades de conocimiento que ni siquiera sospecháis, y vosotros os sentís orgullosos y satisfechos con vuestros logros superficiales. Si supierais más de lo que conocéis ahora, entonces os convenceríais de que sabéis muy poco.{HHD 108.2}
Dios demanda de vosotros esfuerzos intelectuales vigorosos y fervientes, y debido a todo esfuerzo decidido, vuestras facultades se fortalecerán. Vuestra obra será entonces siempre agradable, porque sabréis que estáis progresando. Podéis acostumbraros a movimientos lentos, inciertos e irresolutos, de tal modo que la obra de vuestra vida no sea ni la mitad de lo que debiera ser; o, con los ojos fijos en Dios, y vuestra alma fortalecida por la oración, podéis vencer esa desgraciada lentitud y ese disgusto por el trabajo, y preparar vuestra mente para pensar con rapidez, y emprender esfuerzos decididos en el momento adecuado.—Manuscrito 24, 1887.{HHD 108.3}

https://egwwritings.org/?ref=es_HHD.108

Comentarios

Entradas populares

El Mensaje de los Tres Ángeles

Apocalipsis 14:6-12
6 Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo,
7 diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.
8 Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.
9 Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano,
10 él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero;
11 y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.
12 Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.

VISITAS