Las peligrosas semillas de la duda

Las peligrosas semillas de la duda, 9 de abril
Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta. Él dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará? Números 23:19.{ELC 108.1}
Los que están perpetuamente hablando de dudas y exigiendo evidencias adicionales para disipar sus nubes de incredulidad, no están edificando sobre la Palabra. Su fe descansa sobre circunstancias, está fundada sobre el sentimiento. Pero el sentimiento, por más placentero que sea, no es fe. La Palabra de Dios es el fundamento sobre el cual debemos edificar nuestras esperanzas del cielo.{ELC 108.2}
Es una desgracia muy grande ser un incrédulo crónico, mirando y pensando siempre en sí mismo. Mientras estás mirando al yo, mientras éste sea el tema de tus pensamientos y conversaciones, no puedes esperar conformarte a la imagen de Cristo. El yo no es tu salvador. No tienes cualidades redentoras en ti mismo. El “yo” es un barquito muy frágil para tu fe. Apenas trates de confiar en él, se hundirá. La lancha salvavidas es tu única seguridad. Jesús es el Capitán de la lancha salvavidas y él nunca perdió a un pasajero.—Carta 11, 1897.{ELC 108.3}
Necesitamos que una atmósfera más celestial circunde nuestras almas. Necesitamos que un carbón encendido del altar toque nuestros labios. Necesitamos oír las palabras de Cristo: “Sé limpio”. Si hemos esparcido tinieblas, si hemos acumulado hojarasca y atesorado dudas, si hemos sembrado semillas de duda y desánimo en las mentes de otros, que Dios nos ayude a ver nuestro pecado. No podemos permitirnos pronunciar una sola palabra de duda, porque ésta germinará, crecerá y traerá una amarga cosecha. Deberíamos hacer caso a la exhortación: “Sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir”. 1 Pedro 1:15. Una semilla de duda sembrada, y ya estará más allá del poder del hombre matarla. Solamente Dios puede quitarla del alma.—Manuscrito 23.{ELC 108.4}
https://egwwritings.org/?ref=es_ELC.108

Comentarios

Entradas populares

El Mensaje de los Tres Ángeles

Apocalipsis 14:6-12
6 Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo,
7 diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.
8 Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.
9 Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano,
10 él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero;
11 y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.
12 Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.

VISITAS