Elena G. de White escribió:

“No cerrará el tiempo de gracia hasta que el mensaje haya sido proclamado con más claridad. La ley de Dios ha de ser magnificada [...] El mensaje de la justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que terminará la obra del tercer ángel”. Joyas de los Testimonios (JT), vol. 2, (Bs. As.: ACES, 1956), pp. 373,374
Pero el perdón tiene un significado más abarcante del que muchos suponen. Cuando Dios promete que “será amplio en perdonar”, añade, como si el alcance de esa promesa fuera más de lo que pudiéramos entender: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.19 El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual libra de la condenación. No es sólo el perdón por el pecado. Es también una redención del pecado. Es la efusión del amor redentor que transforma el corazón. David tenía el verdadero concepto del perdón cuando oró “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”. También dijo: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones”.20 {DMJ 97.2}
https://egwwritings.org/?ref=es_DMJ.97.2&para=175.533

Satanás les ofrece a los hombres los reinos del mundo si ellos le ceden la supremacía. Muchos hacen esto y sacrifican el cielo. Es mejor morir que pecar; es mejor padecer necesidad que defraudar; es mejor pasar hambre que mentir.—Testimonies for the Church 4:495 (1880). {EUD 121.4}

Compartamos los tesoros celestiales, 12 de febrero

Compartamos los tesoros celestiales, 12 de febrero
De gracia recibisteis, dad de gracia. Mateo 10:8{AFC 50.2}

El bendito Redentor nos ha dejado un ejemplo para vivir los preceptos de la ley. Dice a sus seguidores: “De gracia recibisteis, dad de gracia”. Debemos tener el corazón abierto para recibir los ricos tesoros del cielo, y nuestro corazón ha de estar abierto para que salgan esas riquezas hacia otros. Necesitamos habitar en Cristo, entonces seremos un canal constante por el cual comunicará Dios a nuestros hermanos y a todo el mundo su bondadoso Espíritu... {AFC 50.3}
Cuando tengamos una seguridad, clara y brillante, de nuestra propia salvación, manifestaremos alegría y felicidad propias de cada seguidor de Jesucristo. La suavizadora y subyugante influencia del amor de Dios, llevada a la vida práctica, impresionará en las mentes lo que es un sabor de vida para vida. Pero si se manifiesta un espíritu áspero y crítico apartará a muchas almas de la verdad hacia las filas del enemigo. ¡Solemne pensamiento! Tratar pacientemente con los tentados requiere de nosotros el luchar contra nosotros mismos. Pero Dios nos ha dado a Jesús y creyendo en él como en nuestro Salvador personal, todo el cielo está a nuestra disposición. La posesión comprada por Cristo nos rodea por doquiera. Por doquiera hay necesidad, desdicha y pecado. “De gracia recibisteis, dad de gracia”.—Carta 1a, 1894{AFC 50.4}

Cristo ha unido sus intereses con los de la humanidad, y nos pide que nos identifiquemos con él para la salvación de la humanidad... El pecado es el mayor de todos los males, y debemos apiadamos del pecador y ayudarle... Cuando veamos a un ser humano en angustia, ora sea por causa de la aflicción o el pecado, nunca diremos: Esto no me incumbe.—El Deseado de Todas las Gentes, 449{AFC 51.1}

VERDADES Y ERRORES ACERCA DE LA JUSTIFICACIÓN Y LA SANTIFICACIÓN. PR. LEROY BRESKOW

TOMADO DE: https://independent.academia.edu/LeroyEBeskow PUEDE DESCARGAR FÁCILMENTE ESTOS MATERIALES EN: https://drive.google.com/drive...