Su vida inmaculada, 12 de febrero

Su vida inmaculada, 12 de febrero
Ya no hablaré mucho con vosotros: porque viene el príncipe de este mundo; mas no tiene nada en mí. Juan 14:30{FV 51.1}

“Él es un hermano en nuestras flaquezas, pero no en nuestras pasiones. Como ser inmaculado, su naturaleza rechazó el mal. Soportó las luchas y la angustia del alma en un mundo de pecado. Su humanidad hizo de la oración una necesidad y un privilegio.”—Testimonies for the Church 2:202{FV 51.2}
“Al tomar sobre sí la naturaleza humana en su condición degradada, Cristo no participó en sus pecados en lo más mínimo. Estaba sujeto a las flaquezas y debilidades que abruman al hombre.... Se conmovía con el sentimiento de nuestras flaquezas, y fue tentado en todo lo que nosotros somos tentados. Y sin embargo, ‘no conoció pecado.’ fue el cordero ‘sin mancha y sin defecto.’ Si Satanás hubiera podido inducir a Cristo a pecar, aunque fuera en el detalle más mínimo, hubiera aplastado la cabeza del Salvador. Pero sólo pudo tocar su calcañar. Si la cabeza de Cristo hubiera sido dañada, la esperanza de la raza humana hubiera perecido. La ira divina hubiera caído sobre Cristo como cayó sobre Adán. Cristo y la iglesia hubieran quedado sin esperanza.”—The S.D.A. Bible Commentary 5:1131{FV 51.3}
“Ni siquiera en el pensamiento podía Cristo ceder al poder de la tentación.... Cristo declaró de sí mismo: ‘Viene el príncipe de este mundo, mas no tiene nada en mí.’ ... {FV 51.4}

“La humanidad de Cristo estaba unida con la divinidad, y con esta fortaleza pudo resistir todas las tentaciones que Satanás le opuso; y sin embargo, guardó su alma sin mancha de pecado. Y este mismo poder para vencer, ofrece a cada hijo e hija de Adán que acepta por fe los atributos de justicia de su carácter.”—The S.D.A. Bible Commentary 7:927{FV 51.5}

Comentarios

Entradas populares

El Mensaje de los Tres Ángeles

Apocalipsis 14:6-12
6 Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo,
7 diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.
8 Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.
9 Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano,
10 él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero;
11 y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.
12 Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.

VISITAS