Elena G. de White escribió:

“No cerrará el tiempo de gracia hasta que el mensaje haya sido proclamado con más claridad. La ley de Dios ha de ser magnificada [...] El mensaje de la justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que terminará la obra del tercer ángel”. Joyas de los Testimonios (JT), vol. 2, (Bs. As.: ACES, 1956), pp. 373,374
Pero el perdón tiene un significado más abarcante del que muchos suponen. Cuando Dios promete que “será amplio en perdonar”, añade, como si el alcance de esa promesa fuera más de lo que pudiéramos entender: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.19 El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual libra de la condenación. No es sólo el perdón por el pecado. Es también una redención del pecado. Es la efusión del amor redentor que transforma el corazón. David tenía el verdadero concepto del perdón cuando oró “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”. También dijo: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones”.20 {DMJ 97.2}
https://egwwritings.org/?ref=es_DMJ.97.2&para=175.533

Satanás les ofrece a los hombres los reinos del mundo si ellos le ceden la supremacía. Muchos hacen esto y sacrifican el cielo. Es mejor morir que pecar; es mejor padecer necesidad que defraudar; es mejor pasar hambre que mentir.—Testimonies for the Church 4:495 (1880). {EUD 121.4}

domingo, 2 de febrero de 2020

Los descendientes de Set se alejan del plan divino


Los descendientes de Set se alejan del plan divino, 2 de febrero

“Y a Set también le nació un hijo, y llamó su nombre Enós. Entonces los hombres comenzaron a invocar el nombre de Jehová”. Génesis 4:26. CT 41.1
Luego de la translación de Enoc al cielo, los hijos de los hombres que estaban en contra de la adoración a Dios se alejaron de los hijos del Señor. Hubo entonces dos partidos en el mundo y siempre los habrá. Los adoradores del Señor se llamaban a sí mismos los hijos de Dios. Los descendientes de Set poblaron las montañas y establecieron sus hogares lejos de los hijos de Caín. En las montañas buscaron refugio y protección de la influencia pecaminosa y de la idolatría que reinaba entre los descendientes de Caín. Pero cuando cesaron las exhortaciones y la influencia de Enoc, abandonaron las montañas y comenzaron a asociarse con el linaje de Caín. CT 41.2
En este aspecto desearía impresionar vuestras mentes diciendo que hay dos grupos: los que se manifiestan como fieles centinelas de Dios y los que se oponen a él. Dios ha establecido una prueba para cada alma que habita sobre la faz de la tierra. Siempre ha habido testigos fieles de Dios, quienes representan la justicia divina, y también han estado los que se oponen al Señor y son representantes del gobierno de Satanás. Es privilegio de quienes atestiguan la presencia de estos dos grupos elegir con que grupo se unirán... CT 41.3
Los descendientes de Set pudieron haber preservado su integridad delante del Señor siendo una influencia salvadora para el mundo de los tiempos de Noé; mas por el contrario, comenzaron a trabar lazos con la corrupción universal que prevalecía en los valles. CT 41.4
Los devotos seguidores de Caín despreciaron todas las ofrendas sacrificiales que representaban al Cordero de Dios que habría de quitar los pecados del mundo... En esta actitud vemos a los dos grupos claramente discernibles en aquella edad infestada de corrupción. Pero no todo era corrupción, ni todo era fidelidad... CT 41.5
La ley de Dios fue pisoteada por los devotos de Caín que eran idólatras, pues adoraban a la criatura antes que al Creador. Los descendientes de Set reconocieron el poder, el gobierno y el derecho soberano del Dios viviente. El Señor había soportado la perversidad e iniquidad de esa raza longeva hasta que dijo que ya no la soportaría más. Entonces, envió sus ángeles a Noé y le comunicó cuál sería su propósito en relación con los habitantes del mundo antiguo. Y aquel pregonero de justicia [Noé] trasmitió el mensaje a los habitantes que ciento veinte años serían el fin de su tiempo de gracia.—Manuscrito 86, 1886. CT 41.6

No hay comentarios:

Publicar un comentario