Seguidores

Nuestra unión con el cielo


Nuestra unión con el cielo, 2 de febrero

Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia. Mateo 3:17. ELC 41.1
Después que Cristo fue bautizado por Juan en el Jordán, salió del agua e inclinándose en la orilla del río oró con fervor a su Padre celestial pidiendo fuerza para soportar el conflicto que estaba por emprender con el príncipe de las tinieblas. El cielo se abrió a su oración, y la luz de la gloria de Dios, más brillante que el sol al mediodía, vino del trono del Eterno, y tomando la forma de una paloma con la apariencia del oro bruñido, circundó al Hijo de Dios, mientras se oía la clara voz ... que decía: “Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia”. ELC 41.2
Allí estaba la seguridad para el Hijo de Dios de que su Padre había aceptado a la raza caída en la persona de su representante y de que les concedía una segunda oportunidad. Se reanudaba la comunicación entre el cielo y la tierra, entre Dios y el hombre, que se había quebrantado con la caída de Adán. El que no conoció pecado, llegó a ser pecado ... para que su justicia pudiese ser imputada al hombre. Mediante la perfección del carácter de Cristo, el hombre fue elevado en la escala del valor moral con Dios; y mediante los méritos de Cristo, el hombre finito fue unido con el Infinito. Así fue como el Redentor del mundo tendió el puente a través del abismo que había creado el pecado. ELC 41.3
Pero pocos tienen un verdadero sentido de los grandes privilegios que Cristo ganó para el hombre abriéndole así el cielo. Entonces el Hijo de Dios fue el representante de nuestra raza; y el poder especial y la gloria que le concedió la Majestad del cielo y sus palabras de aprobación, son la garantía más segura de su amor y buena voluntad hacia el hombre. Como la intercesión de Cristo en nuestro favor fue oída, el hombre tuvo la evidencia de que Dios aceptará nuestras oraciones hechas a nuestro favor mediante el nombre de Jesús.—The Sufferings of Christ, 7-10. 

Comentarios

Entradas populares

El Mensaje de los Tres Ángeles

Apocalipsis 14:6-12
6 Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo,
7 diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.
8 Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.
9 Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano,
10 él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero;
11 y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.
12 Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.

VISITAS