Seguidores

A Fin de Conocerle


Sirvamos al señor de todo corazón, 23 de noviembre https://ift.tt/3nIqRTc Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís. Colosenses 3:23, 24. El Señor pide la fortaleza física, y podéis manifestar vuestro amor por él empleando correctamente vuestra fuerza física, haciendo la obra que debe hacerse. Dios no hace acepción de personas... Hay ciencia en el trabajo más humilde, y si todos lo consideran así, verán la nobleza del trabajo. El corazón y el alma deben aplicarse al trabajo de cualquier clase, y entonces habrá gozo y eficiencia. En las ocupaciones agrícolas o mecánicas, los hombres pueden manifestar ante Dios que aprecian su don en forma de fuerza física tanto como de facultades mentales. Empléese la habilidad adquirida en inventar nuevos métodos para realizar el trabajo. Esto es lo que quiere el Señor. Cualquier trabajo que debe hacerse es honroso... La fidelidad en el cumplimiento de cualquier deber ennoblecer el trabajo y manifiesta un carácter que Dios puede aprobar. “Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas”. Marcos 12:30. Dios quiere el amor que se manifiesta mediante un servicio hecho de todo corazón, en el servicio del alma y en el servicio de las facultades físicas. No debemos sentirnos empequeñecidos por ningún trabajo realizado para Dios... El deber de cada obrero no consiste solamente en poner su fuerza en lo que hace, sino además su mente y su pensamiento... Podéis estereotiparos en una conducta equivocada por carecer de decisión para reformaros, o bien podéis cultivar vuestras facultades para prestar el mejor de los servicios, y así ser buscados por todos y en todas partes. Así os apreciarán por lo que valéis. “Todo lo que te viniere a la mano para hacer, hazlo según tus fuerzas”. Eclesiastés 9:10. “En lo que requiere diligencia, no perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor”. Romanos 12:11.—Manuscrito 8, 1894.

Comentarios

Entradas populares

El Mensaje de los Tres Ángeles

Apocalipsis 14:6-12
6 Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo,
7 diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.
8 Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.
9 Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano,
10 él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero;
11 y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.
12 Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.

VISITAS