Seguidores

Hijos e Hijas de Dios


La estatura de Cristo, 23 de noviembre https://ift.tt/2ZkHtr2 Hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo. Efesios 4:13. A medida que progreséis en la vida cristiana, creceréis constantemente a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo. Probaréis en vuestra experiencia cuál sea la longura, la anchura, la profundidad y la altura del amor de Dios, que excede a todo conocimiento. Sentiréis vuestra insignificancia. No estaréis dispuestos a proclamar vuestra perfección de carácter, sino a exaltar la de vuestro Redentor. Mientras más completa y rica sea vuestra experiencia en el conocimiento de Jesús, más humilde será vuestro concepto del yo... La verdadera santificación consiste en amar a Dios sobre todo y a los semejantes como a uno mismo. La conversión bíblica inspirará una actividad constante y perdurable, libre de todo egoísmo, de toda exaltación propia y de toda pretensión jactanciosa de santidad. Si estáis verdaderamente convertidos a Dios, ejerceréis una influencia decidida y eficaz del lado de la verdad. El conocimiento inteligente de lo que significa ser cristiano hará de vosotros una bendición doquiera vayáis. Ya tenga uno, dos o cinco talentos, todos serán dedicados al servicio del que se los ha confiado, para que no recibáis la gracia de Dios en vano... El Señor no se propone que vuestra luz brille de tal modo que vuestras buenas acciones o palabras acarreen la alabanza de los hombres sobre vosotros mismos, sino que debe ser glorificado y exaltado el Autor de todo bien. Jesús, en su vida, dio a los hombres un Modelo de carácter. ¡Cuán poco poder tuvo el mundo sobre él para conformarlo a sus propias normas! Toda su influencia fue desechada.—The Review and Herald, 16 de octubre de 1888.

Comentarios

Entradas populares

El Mensaje de los Tres Ángeles

Apocalipsis 14:6-12
6 Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo,
7 diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.
8 Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.
9 Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano,
10 él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero;
11 y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.
12 Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.

VISITAS