Ir al contenido principal

Piedras para un templo, 8 de noviembre

Piedras para un templo, 8 de noviembre

En quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor. Efesios 2:21.

Mediante la gracia de Cristo realizaréis esfuerzos decididos para vencer todos los hábitos y modales fríos, ásperos, toscos y descorteses...


El poderoso cincel de la verdad os ha cortado de la cantera del mundo. Erais piedras toscas de bordes cortantes que magullaban y dañaban a cualquiera con quien os poníais en contacto; hay una obra que debe hacerse para suavizar los bordes ásperos. Si apreciarais el valor de la obra que debe hacerse en los talleres de Dios, daríais la bienvenida a los golpes del hacha y el martillo. Vuestra estimación propia será herida, vuestra alta opinión de vosotros mismos será cortada por el hacha y el martillo, y las asperezas de vuestro carácter serán pulidas; y cuando el egoísmo y las tendencias carnales desaparezcan, entonces la piedra adquirirá las proporciones debidas para el edificio celestial, y entonces comenzarán los procesos de pulido, refinamiento, suavizamiento y abrillantamiento, y seréis modelados según el patrón del carácter de Cristo. Su propia imagen deberá reflejarse en el carácter bruñido de sus representantes humanos, y la piedra quedará preparada para el edificio celestial. Los ángeles de Dios observan a los agentes humanos que así reflejan el esplendor y la gloria del carácter de Cristo...


Si no somos hombres y mujeres mejores, si no somos más bondadosos, más piadosos, más corteses, más llenos de ternura y amor; si no manifestamos a otros el amor que Jesús trajo al mundo en su misión de misericordia, no estamos testificando ante el mundo del poder de Jesucristo. Jesús vivió no para agradarse a sí mismo... Vino a elevar, a ennoblecer y a hacer felices a todos aquellos con quienes se relacionó. Jamás obró con rudeza, jamás pronunció palabras descorteses.—The Youth’s Instructor, 3 de enero de 1895.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alza tus Ojos

Escoged cada día, 9 de febrero https://ift.tt/WkwH4TG La exposición de tus palabras alumbra; hace entender a los simples. Salmos 119:130. Cuanto más a menudo se lee el Nuevo Testamento, más instructivo es. Ninguno se cansa de sus palabras hermosas, porque son semejantes a piedras preciosas. Cuanto más profunda sea la investigación que se haga en ellas, tanto más nueva y más espléndida será la luz reflejada por las mismas. Cuanto más estudiemos la Palabra con corazón sencillo y confiado, más comprenderemos la senda por la que debemos andar a fin de alcanzar el Paraíso de Dios. Recibimos vida de Cristo mediante el estudio de su Palabra. “En él estaba la vida”; vida original, no prestada. Es la fuente de vida. Recibimos vida del Salvador, quien la vuelve a tomar. La vida que nos ha sido dada por Dios debiera ser utilizada de la mejor manera, porque como instrumentos humanos estamos formando nuestro propio destino. Necesitamos escoger sabiamente para asociamos con quienes nos capacitarán

LA ADORACIÓN VERDADERA Y LA FALSA ADORACIÓN

Por: Miguel Cabán, pastor jubilado de la Asociación del Oeste de Puerto Rico   La gran mayoría de los lectores de este tratado ha escuchado acerca de la Iglesia Celebración que surgió a fines de los 80. Los defensores de celebración sostienen que hay que alcanzar a los jóvenes de la nueva generación con  música  moderna como Rock, Pop, ect, etc. ¿Saben ustedes como le llaman actualmente a esas iglesias de celebración? Iglesias culturalmente relevantes (New Song Church o iglesias para jóvenes o Turn Point). Ahora cabe preguntar ¿Debemos de usar la música Rock para poder alcanzar a los jóvenes de la nueva generación?    Un autor dice al respecto: “¿Usamos drogas para alcanzar a los viciados para Cristo? ¿Usamos lenguaje obsceno para alcanzar aquellos que blasfeman? ¿Robamos para nosotros identificarnos con los ladrones? ¿Producimos material pornográfico para presentar a Cristo a los pornográficos? ¿Por qué entonces deberíamos usar una música carnal para conseguir llamar la atención del