Ir al contenido principal

A Fin de Conocerle


Un niño en el templo, 22 de enero https://ift.tt/3IuG95S ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar? Lucas 2:49. Cuando Cristo tenía doce años, fue con sus padres a Jerusalén para asistir a la fiesta de la Pascua, y a su regreso se perdió entre la multitud. Después de que José y María lo buscaron durante tres días, lo encontraron en el atrio del templo, “sentado en medio de los doctores de la ley, oyéndoles y preguntándoles. Y todos los que le oían, se maravillaban de su inteligencia y de sus respuestas”. Vers. 46, 47.—The Youth’s Instructor, 8 de septiembre de 1898. Sus padres escucharon asombrados cuando oyeron sus preguntas inquisitivas... Aunque asumía la actitud de quien aprende, Cristo impartía luz en cada palabra que pronunciaba. Interpretaba las Escrituras para la mente entenebrecida de los rabinos y les daba clara luz acerca del Cordero de Dios que quita los pecados del mundo. Las agudas y claras preguntas del niño traían un torrente de luz para su entendimiento entenebrecido. La verdad brillaba como el claro resplandor de una luz en un lugar oscuro mientras recibía e impartía el conocimiento del plan de salvación. Se dice claramente que Cristo crecía en conocimiento. ¡Qué lección hay para todos los jóvenes en este incidente de la vida de Cristo! Si escudriñan diligentemente la Palabra de Dios, y mediante el Espíritu Santo reciben dirección divina, podrán impartir luz a otros... María, la madre de Jesús... le preguntó: “Hijo, ¿por qué nos has hecho así? He aquí, tu padre y yo te hemos buscado con angustia”. Luz divina brilló a través de la humanidad de Jesús, cuando levantó su diestra y dijo: “¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar?”. Vers. 48-50... A la edad de doce años, el Espíritu Santo moraba en Jesús y él sentía algo de la carga de la misión para la cuál había venido al mundo.—The Signs of the Times, 30 de julio de 1896.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA ADORACIÓN VERDADERA Y LA FALSA ADORACIÓN

Por: Miguel Cabán, pastor jubilado de la Asociación del Oeste de Puerto Rico   La gran mayoría de los lectores de este tratado ha escuchado acerca de la Iglesia Celebración que surgió a fines de los 80. Los defensores de celebración sostienen que hay que alcanzar a los jóvenes de la nueva generación con  música  moderna como Rock, Pop, ect, etc. ¿Saben ustedes como le llaman actualmente a esas iglesias de celebración? Iglesias culturalmente relevantes (New Song Church o iglesias para jóvenes o Turn Point). Ahora cabe preguntar ¿Debemos de usar la música Rock para poder alcanzar a los jóvenes de la nueva generación?    Un autor dice al respecto: “¿Usamos drogas para alcanzar a los viciados para Cristo? ¿Usamos lenguaje obsceno para alcanzar aquellos que blasfeman? ¿Robamos para nosotros identificarnos con los ladrones? ¿Producimos material pornográfico para presentar a Cristo a los pornográficos? ¿Por qué entonces deberíamos usar una música carnal para conseguir llamar la atención del

LA IGLESIA ADVENTISTA NO ES BABILONIA... ¡ES LAODICEA!

Conozco la Iglesia Adventista desde mi niñez (7 años) y sé que es la Iglesia Verdadera. Lo he sabido desde que mis papás encontraron en la Biblia la verdad del sábado y buscaron la iglesia que respetara los mandamientos de Dios y encontraron a la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Desde entonces he tenido la convicción de que la Iglesia Adventista es la Iglesia Verdadera, por cuanto es la única que predica la verdad completa y cumple los dos requisitos que ESTÁN ESCRITOS tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento: ANTIGUO TESTAMENTO: “!!A la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido.”(Isaías 8:20) NUEVO TESTAMENTO “ Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.” (Apocalipsis 14:12) “Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesu