Seguidores

Hijos e Hijas de Dios


Sed templados y velad, 5 de diciembre https://ift.tt/3DpP7hJ Mas el fin de todas las cosas se acerca; sed, pues, sobrios, y velad en oración. 1 Pedro 4:7. La admonición para el Israel de hoy es: “El fin de todas las cosas se acerca: sed pues templados, y velad en oración”. “Exhorta asimismo a los mancebos a que sean comedidos; mostrándote en todo por ejemplo de buenas obras; en doctrina haciendo ver integridad, gravedad, palabra sana e irreprensible; que el adversario se avergüence, no teniendo mal ninguno que decir de vosotros. Exhorta a los siervos a que sean sujetos a sus señores, que agraden en todo, no respondones; no defraudando, antes mostrando toda buena lealtad, para que adornen en todo la doctrina de nuestro Salvador Dios”. Resistid al enemigo; no seáis inducidos por sus móviles y representaciones halagüeñas. Todo instrumento humano debe ser fuerte, no con su fortaleza limitada, sino con la fortaleza del Señor, con la fortaleza de su poder... Cristo ha dicho: “Sin mí, nada podéis hacer”. Las resoluciones que toméis apoyándoos en vuestras limitadas fuerzas, serán como cuerdas de arena; pero si oráis con sinceridad, entregando vuestra alma, cuerpo y espíritu a Dios, vistiéndoos de toda la armadura de Dios, y abrís vuestra alma a la justicia de Cristo, y a ella solamente—la justicia imputada de Cristo—, estaréis capacitados para resistir los engaños del diablo. La tarea de cada alma consiste en resistir al enemigo con el poder y la fortaleza del Señor Jesucristo, y la promesa es que el malo huirá de nosotros. Que todos comprendan que están en peligro, y que no hay seguridad de salvación excepto en el cumplimiento de las condiciones dadas por el versículo.—The Youth’s Instructor, 8 de febrero de 1894.

Comentarios

Entradas populares

El Mensaje de los Tres Ángeles

Apocalipsis 14:6-12
6 Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo,
7 diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.
8 Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.
9 Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano,
10 él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero;
11 y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.
12 Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.

VISITAS