Elena G. de White escribió:

“No cerrará el tiempo de gracia hasta que el mensaje haya sido proclamado con más claridad. La ley de Dios ha de ser magnificada [...] El mensaje de la justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que terminará la obra del tercer ángel”. Joyas de los Testimonios (JT), vol. 2, (Bs. As.: ACES, 1956), pp. 373,374
Pero el perdón tiene un significado más abarcante del que muchos suponen. Cuando Dios promete que “será amplio en perdonar”, añade, como si el alcance de esa promesa fuera más de lo que pudiéramos entender: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.19 El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual libra de la condenación. No es sólo el perdón por el pecado. Es también una redención del pecado. Es la efusión del amor redentor que transforma el corazón. David tenía el verdadero concepto del perdón cuando oró “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”. También dijo: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones”.20 {DMJ 97.2}
https://egwwritings.org/?ref=es_DMJ.97.2&para=175.533

Satanás les ofrece a los hombres los reinos del mundo si ellos le ceden la supremacía. Muchos hacen esto y sacrifican el cielo. Es mejor morir que pecar; es mejor padecer necesidad que defraudar; es mejor pasar hambre que mentir.—Testimonies for the Church 4:495 (1880). {EUD 121.4}

Cristo vino para magnificar su ley, 8 de febrero

Cristo vino para magnificar su ley, 8 de febrero
Jehová se complació por amor de su justicia en magnificar la ley y engrandecerla. Isaías 42:21{RJ 45.1}

Por medio de las estratagemas del gran apóstata, el hombre ha sido llevado a separarse de Dios, y al pecar y quebrantar la ley del Altísimo, ha cedido a las tentaciones del adversario de Dios y el hombre. Dios no podía alterar ni una jota ni un tilde de su santa ley para alcanzar al hombre en su condición caída; porque esto reflejaría descrédito sobre la sabiduría de Dios al hacer la ley por la cual se gobiernan los cielos y la tierra. Pero Dios podía dar a su Hijo unigénito para convertirse en sustituto y garante del hombre, para sufrir la pena que merecía el transgresor, y para impartir al alma arrepentida su perfecta justicia. {RJ 45.2}
Cristo llegó a ser el sacrificio sin pecado por una raza culpable, convirtiendo a los hombres en prisioneros de esperanza, de manera que por medio del arrepentimiento hacia Dios por haber quebrantado su santa ley, y por la fe en Cristo como su sustituto, garantía y justicia, pudieran retornar a la lealtad a Dios y a la obediencia a su santa ley... {RJ 45.3}
La vida y muerte de Cristo en favor del hombre pecador fueron con el propósito de restaurar al pecador al favor de Dios, al impartirle la justicia que pudiera satisfacer las demandas de la ley, y encontrar aceptación para con el Padre. Pero el propósito de Satanás siempre es anular la ley de Dios y pervertir el verdadero significado del plan de salvación. Por lo tanto, ha originado la falsedad de que el sacrificio de Cristo en la cruz del Calvario tuvo como propósito el de liberar a los hombres de la obligación de guardar los mandamientos de Dios. Ha esparcido por el mundo el engaño de que Dios ha abolido su constitución, descartado su ley moral y anulado su perfecta y santa ley. Si hubiera hecho esto, ¡qué terrible costo hubiera sido para el Cielo! {RJ 45.4}

En lugar de proclamar la abolición de la ley, la cruz del Calvario proclama con voz de trueno su carácter eterno e inmutable. Si la ley hubiera podido ser abolida, y todavía mantenerse el gobierno del cielo y la tierra y los innumerables mundos de Dios, Cristo no hubiese necesitado morir. La muerte de Cristo debía resolver para siempre la duda acerca de la validez de la ley de Jehová. Habiendo sufrido la penalidad total de un mundo culpable, Jesús se convirtió en el mediador entre Dios y el hombre, para restaurar al alma arrepentida al favor con Dios dándole la gracia para guardar la ley del Altísimo. {RJ 45.5}
Cristo vino no para destruir la ley o los profetas, sino para cumplirla al pie de la letra. La expiación del Calvario vindicó la ley de Dios como santa, justa y buena, no sólo ante el mundo caído, sino ante el cielo y ante los mundos no caídos.—The Signs of the Times, 20 de junio de 1895{RJ 45.6}


VERDADES Y ERRORES ACERCA DE LA JUSTIFICACIÓN Y LA SANTIFICACIÓN. PR. LEROY BRESKOW

TOMADO DE: https://independent.academia.edu/LeroyEBeskow PUEDE DESCARGAR FÁCILMENTE ESTOS MATERIALES EN: https://drive.google.com/drive...