Seguidores

En los Lugares Celestiales


El don que todos pueden poseer, 25 de noviembre https://ift.tt/3nPYh2r Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho. Juan 14:26. El Consolador que Cristo prometió enviar después de su ascensión al cielo es el Espíritu en toda la plenitud de la Deidad, poniendo de manifiesto el poder de la gracia divina a todos los que reciben y creen en Cristo como un Salvador personal. Hay tres personas vivientes en el trío celestial; en el nombre de esos tres grandes poderes—el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo—los que reciben a Cristo por medio de una fe viviente son bautizados, y esos poderes cooperarán con los obedientes súbditos del cielo en sus esfuerzos por vivir una nueva vida en Cristo.—Evangelism, 615. Los que han tenido el privilegio de oír la verdad y han sido conmovidos por el Espíritu Santo para recibir las Santas Escrituras como la voz de Dios, no tienen excusa por convertirse en enanos en la vida religiosa. Mediante el ejercicio de la facultad que Dios les ha concedido, han de aprender diariamente y cada día recibir el fervor y poder espirituales que han sido provistos para todo verdadero creyente. Si hemos de ser plantas que crecen en el jardín del Señor, debemos tener una provisión constante de vida y celo espirituales. Entonces el crecimiento se echará de ver en la fe y el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo. No hay un lugar a mitad de camino donde podamos renunciar a nuestra responsabilidad y tomarnos un descanso. Hemos de mantenernos avanzando hacia el cielo, desarrollando un sólido carácter religioso. La medida del Espíritu Santo que recibamos será proporcional a la medida de nuestro deseo y a la fe que ejerzamos por él, y al uso que hagamos de la luz y el conocimiento que nos sean concedidos... Aquel que busca verdaderamente la preciosa gracia de Cristo puede estar seguro de que no será chasqueado. Esta promesa nos ha sido dada por Aquel que no nos engañará.—The Review and Herald, 5 de mayo de 1896.

Comentarios

Entradas populares

El Mensaje de los Tres Ángeles

Apocalipsis 14:6-12
6 Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo,
7 diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.
8 Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.
9 Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano,
10 él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero;
11 y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.
12 Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.

VISITAS