Ir al contenido principal

Hijos e Hijas de Dios


𝐋𝐥𝐞𝐧𝐚𝐝 𝐥𝐚 𝐦𝐞𝐧𝐭𝐞 𝐝𝐞 𝐥𝐚 𝐯𝐞𝐫𝐝𝐚𝐝, 𝟏𝟔 𝐝𝐞 𝐧𝐨𝐯𝐢𝐞𝐦𝐛𝐫𝐞⁣ 𝘩𝘵𝘵𝘱𝘴://𝘮.𝘦𝘨𝘸𝘸𝘳𝘪𝘵𝘪𝘯𝘨𝘴.𝘰𝘳𝘨/𝘦𝘴/𝘣𝘰𝘰𝘬/𝟷𝟽𝟶𝟻.𝟷𝟿𝟹𝟾#𝟷𝟿𝟹𝟾⁣ 𝐏𝐨𝐫 𝐦𝐞𝐝𝐢𝐨 𝐝𝐞 𝐥𝐚𝐬 𝐜𝐮𝐚𝐥𝐞𝐬 𝐧𝐨𝐬 𝐡𝐚 𝐝𝐚𝐝𝐨 𝐩𝐫𝐞𝐜𝐢𝐨𝐬𝐚𝐬 𝐲 𝐠𝐫𝐚𝐧𝐝í𝐬𝐢𝐦𝐚𝐬 𝐩𝐫𝐨𝐦𝐞𝐬𝐚𝐬, 𝐩𝐚𝐫𝐚 𝐪𝐮𝐞 𝐩𝐨𝐫 𝐞𝐥𝐥𝐚𝐬 𝐥𝐥𝐞𝐠𝐚𝐬𝐞𝐢𝐬 𝐚 𝐬𝐞𝐫 𝐩𝐚𝐫𝐭𝐢𝐜𝐢𝐩𝐚𝐧𝐭𝐞𝐬 𝐝𝐞 𝐥𝐚 𝐧𝐚𝐭𝐮𝐫𝐚𝐥𝐞𝐳𝐚 𝐝𝐢𝐯𝐢𝐧𝐚, 𝐡𝐚𝐛𝐢𝐞𝐧𝐝𝐨 𝐡𝐮𝐢𝐝𝐨 𝐝𝐞 𝐥𝐚 𝐜𝐨𝐫𝐫𝐮𝐩𝐜𝐢ó𝐧 𝐪𝐮𝐞 𝐡𝐚𝐲 𝐞𝐧 𝐞𝐥 𝐦𝐮𝐧𝐝𝐨 𝐚 𝐜𝐚𝐮𝐬𝐚 𝐝𝐞 𝐥𝐚 𝐜𝐨𝐧𝐜𝐮𝐩𝐢𝐬𝐜𝐞𝐧𝐜𝐢𝐚. 𝟐 𝐏𝐞𝐝𝐫𝐨 𝟏:𝟒. ⁣ ⁣ Es el deber de cada hijo e hija de Dios almacenar en su mente las verdades divinas; y entre más haga esto, más fuerza y claridad de mente tendrá para entender los asuntos profundos de Dios. Y a medida que los principios de la verdad se lleven a cabo en su vida diaria podrá ser cada vez más serio y vigoroso. ⁣ ⁣ Lo que bendecirá a la humanidad es la vida espiritual. El que está en armonía con Dios, dependerá constantemente de él para obtener fortaleza. “Sed vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto”. La obra de nuestra vida debería consistir en avanzar constantemente para alcanzar la perfección del carácter cristiano, esforzándonos siempre por conformarnos a la voluntad de Dios. Los esfuerzos iniciados en la tierra continuarán por toda la eternidad. Los adelantos hechos aquí nos pertenecerán cuando entremos en la vida futura. ⁣ ⁣ Los que son participantes de la humildad, la pureza y el amor de Cristo, se gozarán en Dios, y esparcirán luz y alegría a todo su alrededor. El pensamiento de que Cristo murió para conseguirnos el don de la vida eterna, basta para poner de manifiesto en nuestro corazón la gratitud más sincera y ferviente, y obtener de nuestros labios la alabanza más entusiasta. Las promesas de Dios son ricas, plenas y gratuitas. Cualquiera que, en la fortaleza de Cristo, cumpla con los requisitos, podrá reclamar estas promesas con toda su riqueza de bendición como propias. Y al recibir abundante provisión del almacén de Dios, podrá, en el viaje de la vida, “andar como es digno del Señor, agradándole en todo”, bendiciendo a sus semejantes y honrando a Dios con su ejemplo piadoso. Mientras nuestro Salvador previene a sus seguidores con la advertencia: “Sin mí nada podéis hacer”, ha unido a ella para nuestro estímulo la grata seguridad de que “el que está en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto”.—The Review and Herald, 20 de septiembre de 1881.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA ADORACIÓN VERDADERA Y LA FALSA ADORACIÓN

Por: Miguel Cabán, pastor jubilado de la Asociación del Oeste de Puerto Rico   La gran mayoría de los lectores de este tratado ha escuchado acerca de la Iglesia Celebración que surgió a fines de los 80. Los defensores de celebración sostienen que hay que alcanzar a los jóvenes de la nueva generación con  música  moderna como Rock, Pop, ect, etc. ¿Saben ustedes como le llaman actualmente a esas iglesias de celebración? Iglesias culturalmente relevantes (New Song Church o iglesias para jóvenes o Turn Point). Ahora cabe preguntar ¿Debemos de usar la música Rock para poder alcanzar a los jóvenes de la nueva generación?    Un autor dice al respecto: “¿Usamos drogas para alcanzar a los viciados para Cristo? ¿Usamos lenguaje obsceno para alcanzar aquellos que blasfeman? ¿Robamos para nosotros identificarnos con los ladrones? ¿Producimos material pornográfico para presentar a Cristo a los pornográficos? ¿Por qué entonces deberíamos usar una música carnal para conseguir llamar la atención del

Dios nos Cuida

Dios cuida de mí, 22 de febrero https://ift.tt/VU2H8Nr No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. Isaías 41:10. El Señor se mantiene en activa comunicación con cada parte de sus vastos dominios. Se lo representa inclinándose hacia la tierra y sus habitantes. El escucha cada palabra que se pronuncia y oye cada gemido; presta atención a cada oración; observa los movimientos de cada ser... Dios siempre ha velado por su pueblo... Cristo enseñó a sus discípulos que la medida de atención divina concedida a cualquier objeto o ser depende de la jerarquía que le corresponde dentro de la creación de Dios. Les señaló los pájaros, y les dijo que ni siquiera un gorrión cae en tierra sin que el Padre celestial lo advierta. Y si Dios se preocupa por un gorrioncillo, con toda seguridad las almas por las cuales Cristo murió son de inmenso valor para él. El valor del hombre, la estima en