Elena G. de White escribió:

“No cerrará el tiempo de gracia hasta que el mensaje haya sido proclamado con más claridad. La ley de Dios ha de ser magnificada [...] El mensaje de la justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que terminará la obra del tercer ángel”. Joyas de los Testimonios (JT), vol. 2, (Bs. As.: ACES, 1956), pp. 373,374
Pero el perdón tiene un significado más abarcante del que muchos suponen. Cuando Dios promete que “será amplio en perdonar”, añade, como si el alcance de esa promesa fuera más de lo que pudiéramos entender: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.19 El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual libra de la condenación. No es sólo el perdón por el pecado. Es también una redención del pecado. Es la efusión del amor redentor que transforma el corazón. David tenía el verdadero concepto del perdón cuando oró “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”. También dijo: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones”.20 {DMJ 97.2}
https://egwwritings.org/?ref=es_DMJ.97.2&para=175.533

Satanás les ofrece a los hombres los reinos del mundo si ellos le ceden la supremacía. Muchos hacen esto y sacrifican el cielo. Es mejor morir que pecar; es mejor padecer necesidad que defraudar; es mejor pasar hambre que mentir.—Testimonies for the Church 4:495 (1880). {EUD 121.4}

Un huésped de honor, 9 de febrero

Un huésped de honor, 9 de febrero
He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. Apocalipsis 3:20.{ELC 48.1}

Todos los que quieran abrir sus corazones para recibirlo, tendrán a Jesús como un distinguido huésped.—The Review and Herald, 24 de noviembre de 1885{ELC 48.2}
Jesús es el modelo perfecto. En vez de tratar de agradarnos a nosotros mismos y de salirnos con la nuestra, tratemos de reflejar su imagen. Él era amable y cortés, tierno y compasivo. ¿Somos como él en estas cosas? ¿Tratamos de que nuestras vidas sean fragantes en buenas obras? ... {ELC 48.3}
No es suficiente que profesemos meramente nuestra fe; se requiere algo más que un asentimiento nominal. Debe haber un conocimiento real, una experiencia genuina en los principios de la verdad como es en Jesús. El Espíritu Santo debe obrar desde adentro llevando estos principios a la luz potente de la plena conciencia para que podamos conocer su poder y hacerlos una realidad viviente... {ELC 48.4}
Los obstáculos, provocaciones y penurias que enfrentemos resultarán no en una maldición sino en las mayores bendiciones de nuestras vidas, porque los caracteres más grandes se forman entre las pruebas y las dificultades. Pero deben ser recibidas como lecciones prácticas en la escuela de Cristo. Cada tentación resistida, cada prueba valientemente soportada nos da una nueva experiencia, y nos hace avanzar en la obra de edificar el carácter. Tenemos un conocimiento mejor de las maquinaciones de Satanás, y de nuestra capacidad para derrotarlo mediante la gracia divina. {ELC 48.5}

Jesús era la luz del mundo... Es nuestro privilegio andar en la luz de su presencia y entretejer en los caracteres que estamos formando los dorados hilos del gozo, la gratitud, la tolerancia y el amor. Así mostraremos el poder de la gracia divina y reflejaremos la luz del Cielo entre todos los roces y los contratiempos que enfrentamos cada día.—IbidThe Review and Herald, 24 de noviembre de 1885{ELC 48.6}

VERDADES Y ERRORES ACERCA DE LA JUSTIFICACIÓN Y LA SANTIFICACIÓN. PR. LEROY BRESKOW

TOMADO DE: https://independent.academia.edu/LeroyEBeskow PUEDE DESCARGAR FÁCILMENTE ESTOS MATERIALES EN: https://drive.google.com/drive...