Seguidores

En los Lugares Celestiales


Ante el universo celestial, 10 de noviembre Pues hemos llegado a ser espectáculo al mundo, a los ángeles y a los hombres. 1 Corintios 4:9. https://ift.tt/31HM2MF Dios desea que sus hijos muestren al mundo lo que significa estar sentados en los lugares celestiales en Cristo, “para mostrar a los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús”. Efesios 2:7. Espera que manifestemos esa bondad en nuestro trato mutuo... El Señor desea que sus hijos se estimen unos a otros como comprados por la sangre de Cristo. Cuando hagan eso, sabrán lo que significa estar sentados en los lugares celestiales en Cristo. Nuestros labios necesitan ser santificados con un carbón encendido del altar de Dios. Entonces hablaremos palabras que eleven, refinen y ennoblezcan; palabras llenas de la fragancia de la justicia de Cristo; palabras que sean sabor de vida para vida. Cristo desea que sus seguidores sean como él, porque desea estar correctamente representado en el círculo familiar, en la iglesia y en el mundo. Quiere que nos preocupemos por nosotros mismos. Cuando hagamos esto descubriremos que tenemos bastante con lo cual mantenernos ocupados. Hemos de aceptar a Cristo como nuestra eficiencia, nuestra fortaleza, a fin de que podamos manifestar su carácter al mundo. Esa es la obra que descansa sobre nosotros como cristianos. Hemos de testificar del poder de la gracia celestial... Dios desea que sus hijos e hijas revelen ante la sinagoga de Satanás, ante el universo celestial, ante el mundo, el poder de su gracia para que los hombres y los ángeles sepan que Cristo no murió en vano. Mostremos al mundo que tenemos poder de lo alto.—Manuscrito 38, 1901.

Comentarios

Entradas populares

El Mensaje de los Tres Ángeles

Apocalipsis 14:6-12
6 Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo,
7 diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.
8 Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.
9 Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano,
10 él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero;
11 y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.
12 Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.

VISITAS