Ir al contenido principal

Nuestra Elevada Vocacion


Ningún poder puede separarnos de Cristo, 10 de noviembre ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? Romanos 8:35. https://ift.tt/3c1mZpX ¡Cuán preciosa es la seguridad de unión con Jesús en el tiempo de necesidad! ... Podemos decir: “¿Quién nos apartará del amor de Cristo?” ¿Lo hará la tribulación? No, porque esto nos hace sentir que solamente Cristo es nuestro refugio, y acudimos a él en busca de refugio. “¿O angustia?” No, porque él es nuestro consuelo. “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de misericordias, y el Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones”. ... 2 Corintios 1:3, 4. “¿O persecución?” No, “Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia: porque de ellos es el reino de los cielos”. Mateo 5:10. ... “¿O hambre?” No, porque tenemos la promesa de Dios, ... “En el hambre te redimirá de la muerte”. Job 5:20. “Y en los días de hambre serán hartos”. Salmos 37:19. Al acudir a Jesús seremos plenamente satisfechos. “¿O desnudez?” Oid la voz de Jesús que dice: “Yo te amonesto que de mí compres oro afinado en fuego, para que seas hecho rico, y seas vestido de vestiduras blancas, para que no se descubra la vergüenza de tu desnudez”. Apocalipsis 3:18. ... “El que venciere, será vestido de vestiduras blancas”. Apocalipsis 3:5. ... “¿O peligro?” No, Pablo conocía por experiencia lo que era estar en peligro. ... “Peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de los de mi nación, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en la mar, peligros entre falsos hermanos”. 2 Corintios 11:26. “Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi potencia en la flaqueza se perfecciona”. 2 Corintios 12:9. “¿O espada?” ... La espada no puede matar el alma, porque la vida está oculta con Cristo en Dios. Bien podemos preguntar con Pablo: “¿Quién nos apartará del amor de Cristo?” Y contesta: “Por lo cual estoy cierto que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo porvenir, ni lo alto, ni lo bajo, ni ninguna criatura nos podrá apartar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús, Señor nuestro” (Romanos 8:38, 39).—Carta 25, 1892.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA ADORACIÓN VERDADERA Y LA FALSA ADORACIÓN

Por: Miguel Cabán, pastor jubilado de la Asociación del Oeste de Puerto Rico   La gran mayoría de los lectores de este tratado ha escuchado acerca de la Iglesia Celebración que surgió a fines de los 80. Los defensores de celebración sostienen que hay que alcanzar a los jóvenes de la nueva generación con  música  moderna como Rock, Pop, ect, etc. ¿Saben ustedes como le llaman actualmente a esas iglesias de celebración? Iglesias culturalmente relevantes (New Song Church o iglesias para jóvenes o Turn Point). Ahora cabe preguntar ¿Debemos de usar la música Rock para poder alcanzar a los jóvenes de la nueva generación?    Un autor dice al respecto: “¿Usamos drogas para alcanzar a los viciados para Cristo? ¿Usamos lenguaje obsceno para alcanzar aquellos que blasfeman? ¿Robamos para nosotros identificarnos con los ladrones? ¿Producimos material pornográfico para presentar a Cristo a los pornográficos? ¿Por qué entonces deberíamos usar una música carnal para conseguir llamar la atención del

Alza tus Ojos

Escoged cada día, 9 de febrero https://ift.tt/WkwH4TG La exposición de tus palabras alumbra; hace entender a los simples. Salmos 119:130. Cuanto más a menudo se lee el Nuevo Testamento, más instructivo es. Ninguno se cansa de sus palabras hermosas, porque son semejantes a piedras preciosas. Cuanto más profunda sea la investigación que se haga en ellas, tanto más nueva y más espléndida será la luz reflejada por las mismas. Cuanto más estudiemos la Palabra con corazón sencillo y confiado, más comprenderemos la senda por la que debemos andar a fin de alcanzar el Paraíso de Dios. Recibimos vida de Cristo mediante el estudio de su Palabra. “En él estaba la vida”; vida original, no prestada. Es la fuente de vida. Recibimos vida del Salvador, quien la vuelve a tomar. La vida que nos ha sido dada por Dios debiera ser utilizada de la mejor manera, porque como instrumentos humanos estamos formando nuestro propio destino. Necesitamos escoger sabiamente para asociamos con quienes nos capacitarán