Ir al contenido principal

Hijos e Hijas de Dios


𝐃𝐞𝐣𝐞𝐦𝐨𝐬 𝐥𝐚𝐬 𝐜𝐨𝐬𝐚𝐬 𝐝𝐞 𝐧𝐢ñ𝐨𝐬, 𝟏𝟗 𝐝𝐞 𝐧𝐨𝐯𝐢𝐞𝐦𝐛𝐫𝐞⁣ https://m.egwwritings.org/es/book/1705.1955#1955⁣ 𝐂𝐮𝐚𝐧𝐝𝐨 𝐲𝐨 𝐞𝐫𝐚 𝐧𝐢ñ𝐨, 𝐡𝐚𝐛𝐥𝐚𝐛𝐚 𝐜𝐨𝐦𝐨 𝐧𝐢ñ𝐨, 𝐩𝐞𝐧𝐬𝐚𝐛𝐚 𝐜𝐨𝐦𝐨 𝐧𝐢ñ𝐨, 𝐣𝐮𝐳𝐠𝐚𝐛𝐚 𝐜𝐨𝐦𝐨 𝐧𝐢ñ𝐨; 𝐦𝐚𝐬 𝐜𝐮𝐚𝐧𝐝𝐨 𝐲𝐚 𝐟𝐮𝐢 𝐡𝐨𝐦𝐛𝐫𝐞, 𝐝𝐞𝐣é 𝐥𝐨 𝐪𝐮𝐞 𝐞𝐫𝐚 𝐝𝐞 𝐧𝐢ñ𝐨. 𝟏 𝐂𝐨𝐫𝐢𝐧𝐭𝐢𝐨𝐬 𝟏𝟑:𝟏𝟏. ⁣ ⁣ No debemos permanecer siempre en calidad de niños en nuestro conocimiento y experiencia de las cosas espirituales. No hemos de expresarnos siempre en el lenguaje del que acaba de recibir a Cristo, sino que nuestras oraciones y exhortaciones deberían crecer en inteligencia a medida que aumenta nuestra experiencia en la verdad. No nos agradaría el lenguaje de un niño de seis años en uno de diez; y cuán chocante sería oír expresiones de inteligencia infantil en uno que haya llegado a la madurez. Cuando una persona llega a cierta edad, esperamos de ella una inteligencia correspondiente, de acuerdo con sus años y sus oportunidades... Y si esperamos esta manifestación de crecimiento intelectual en el niño, a medida que avanza en años, ¿no hemos de esperar también que el cristiano crezca en gracia y experiencia? El joven que haya tenido varios años de experiencia en la vida cristiana, no debería emplear el lenguaje de un bebé en Cristo... ⁣ ⁣ Dios nos ha dado muchas ventajas y oportunidades, y cuando llegue el último gran día, y veamos lo que deberíamos haber alcanzado si hubiéramos aprovechado las ventajas que el cielo nos concedió, cuando veamos cómo debimos crecer en gracia, y consideremos esas cosas como Dios las considera, cuando veamos lo que hemos perdido al no crecer hasta llegar a la estatura de hombres y mujeres en Cristo, desearemos haber sido más fervientes y más decididos a alcanzar el precio de nuestra elevada vocación en Cristo Jesús.—The Youth’s Instructor, 28 de junio de 1894. ⁣ ⁣ Dios no desea que seáis siempre novicios. Necesita en su obra todo lo que podáis obtener aquí para lograr cultura mental y discernimiento claro. El desea que lleguéis al último tramo de la escalera, y después que avancéis hacia el reino de Dios.—The Youth’s Instructor, 10 de mayo de 1900.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA ADORACIÓN VERDADERA Y LA FALSA ADORACIÓN

Por: Miguel Cabán, pastor jubilado de la Asociación del Oeste de Puerto Rico   La gran mayoría de los lectores de este tratado ha escuchado acerca de la Iglesia Celebración que surgió a fines de los 80. Los defensores de celebración sostienen que hay que alcanzar a los jóvenes de la nueva generación con  música  moderna como Rock, Pop, ect, etc. ¿Saben ustedes como le llaman actualmente a esas iglesias de celebración? Iglesias culturalmente relevantes (New Song Church o iglesias para jóvenes o Turn Point). Ahora cabe preguntar ¿Debemos de usar la música Rock para poder alcanzar a los jóvenes de la nueva generación?    Un autor dice al respecto: “¿Usamos drogas para alcanzar a los viciados para Cristo? ¿Usamos lenguaje obsceno para alcanzar aquellos que blasfeman? ¿Robamos para nosotros identificarnos con los ladrones? ¿Producimos material pornográfico para presentar a Cristo a los pornográficos? ¿Por qué entonces deberíamos usar una música carnal para conseguir llamar la atención del

Dios nos Cuida

Dios cuida de mí, 22 de febrero https://ift.tt/VU2H8Nr No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. Isaías 41:10. El Señor se mantiene en activa comunicación con cada parte de sus vastos dominios. Se lo representa inclinándose hacia la tierra y sus habitantes. El escucha cada palabra que se pronuncia y oye cada gemido; presta atención a cada oración; observa los movimientos de cada ser... Dios siempre ha velado por su pueblo... Cristo enseñó a sus discípulos que la medida de atención divina concedida a cualquier objeto o ser depende de la jerarquía que le corresponde dentro de la creación de Dios. Les señaló los pájaros, y les dijo que ni siquiera un gorrión cae en tierra sin que el Padre celestial lo advierta. Y si Dios se preocupa por un gorrioncillo, con toda seguridad las almas por las cuales Cristo murió son de inmenso valor para él. El valor del hombre, la estima en