Elena G. de White escribió:

“No cerrará el tiempo de gracia hasta que el mensaje haya sido proclamado con más claridad. La ley de Dios ha de ser magnificada [...] El mensaje de la justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que terminará la obra del tercer ángel”. Joyas de los Testimonios (JT), vol. 2, (Bs. As.: ACES, 1956), pp. 373,374
Pero el perdón tiene un significado más abarcante del que muchos suponen. Cuando Dios promete que “será amplio en perdonar”, añade, como si el alcance de esa promesa fuera más de lo que pudiéramos entender: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.19 El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual libra de la condenación. No es sólo el perdón por el pecado. Es también una redención del pecado. Es la efusión del amor redentor que transforma el corazón. David tenía el verdadero concepto del perdón cuando oró “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”. También dijo: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones”.20 {DMJ 97.2}
https://egwwritings.org/?ref=es_DMJ.97.2&para=175.533

Satanás les ofrece a los hombres los reinos del mundo si ellos le ceden la supremacía. Muchos hacen esto y sacrifican el cielo. Es mejor morir que pecar; es mejor padecer necesidad que defraudar; es mejor pasar hambre que mentir.—Testimonies for the Church 4:495 (1880). {EUD 121.4}

martes, 10 de marzo de 2020

Entramos en el reposo de Cristo


Entramos en el reposo de Cristo, 10 de marzo

Por tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios. Hebreos 4:9. HHD 78.1
Si estáis dispuestos a aprender mansedumbre y humildad de corazón en la escuela de Cristo, seguramente os dará desanso y paz. Es una lucha terrible abandonar vuestra propia voluntad y vuestros propios caminos. Pero una vez aprendida esta lección, encontraréis descanso y paz. El orgullo, el egoísmo y la ambición deben ser vencidos; debéis ser absorbidos en la voluntad de Cristo. Toda la vida debe convertirse en un constante sacrificio de amor, todo acto una manifestación de amor y toda palabra una expresión de amor. De la misma manera que la savia de la vid circula a través de los tallos y los racimos, desciende a las fibras más bajas y alcanza a la hoja más alta, la gracia y el amor de Cristo deben arder y llenar el alma, enviando sus virtudes a todo el ser y saturando toda manifestación del cuerpo y la mente.—Carta 14, 1887. HHD 78.2
Al ser colaboradores con Cristo en la gran obra por la cual dio la vida, encontraremos verdadero descanso. Siendo aun pecadores, él dio su vida por nosotros. Quiere que nos lleguemos a él y aprendamos de él. Así encontraremos descanso. Dice que nos dará descanso. “Aprended de mi, que soy manso y humilde de corazón”. Al hacerlo descubriréis en vuestra propia experiencia el descanso que Cristo da, descanso que resulta de llevar su yugo y portar sus cargas.—The General Conference Bulletin, 4 de abril de 1901. HHD 78.3

No hay comentarios:

Publicar un comentario