Elena G. de White escribió:

“No cerrará el tiempo de gracia hasta que el mensaje haya sido proclamado con más claridad. La ley de Dios ha de ser magnificada [...] El mensaje de la justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que terminará la obra del tercer ángel”. Joyas de los Testimonios (JT), vol. 2, (Bs. As.: ACES, 1956), pp. 373,374
Pero el perdón tiene un significado más abarcante del que muchos suponen. Cuando Dios promete que “será amplio en perdonar”, añade, como si el alcance de esa promesa fuera más de lo que pudiéramos entender: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.19 El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual libra de la condenación. No es sólo el perdón por el pecado. Es también una redención del pecado. Es la efusión del amor redentor que transforma el corazón. David tenía el verdadero concepto del perdón cuando oró “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”. También dijo: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones”.20 {DMJ 97.2}
https://egwwritings.org/?ref=es_DMJ.97.2&para=175.533

Satanás les ofrece a los hombres los reinos del mundo si ellos le ceden la supremacía. Muchos hacen esto y sacrifican el cielo. Es mejor morir que pecar; es mejor padecer necesidad que defraudar; es mejor pasar hambre que mentir.—Testimonies for the Church 4:495 (1880). {EUD 121.4}

jueves, 13 de febrero de 2020

El eslabón que relaciona a Dios con el hombre


El eslabón que relaciona a Dios con el hombre, 13 de febrero

Por lo cual puede también salvar eternamente a los que por él se allegan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos. Hebreos 7:25. NEV 52.1
Cristo es el eslabón que relaciona a Dios con el hombre. Ha prometido su intercesión personal a los que utilizan su nombre. Coloca toda la virtud de su justicia del lado del suplicante. Cristo ruega por el hombre, y el hombre, necesitado de ayuda divina, ruega por sí mismo ante la presencia de Dios, utilizando el poder de la influencia de Aquel que entregó su vida para el mundo. Cuando reconocemos delante de Dios nuestro aprecio de los méritos de Cristo, se añade fragancia a nuestras intercesiones. ¡Oh, quién pudiera valorar esta gran misericordia y amor! Cuando nos acercamos a Dios mediante la virtud de los méritos de Cristo, somos vestidos con las vestiduras sacerdotales. El nos coloca cerca de sí, rodeándonos con su brazo humano, mientras con su brazo divino se ase del trono del Infinito. El pone sus méritos, como suave incienso en un incensario, en nuestras manos, a fin de animar nuestras peticiones. El promete oir y responder nuestras súplicas.—Carta 22, 1898. NEV 52.2
Cualquiera que rompa con la esclavitud y el servicio de Satanás y se coloque bajo la bandera manchada de sangre del Príncipe Emmanuel, será apoyado por las intercesiones de Cristo. Cristo, como nuestro Mediador, a la mano derecha del Padre, siempre nos tiene en cuenta, porque es tan necesario que él nos tome en cuenta en sus intercesiones, como necesario era que nos redimiera con su sangre. Si él nos abandonara por un solo momento, Satanás estaría listo para destruirnos.—Manuscrito 73, 1893. NEV 52.3
Cuando las oraciones de los sinceros y contritos ascienden al cielo, Cristo le dice al Padre: “Yo me haré cargo de sus pecados. Tenlos por inocentes delante de ti”. Cuando toma sus pecados de sobre ellos, llena sus corazones la gloriosa luz de la verdad y el amor.—Manuscrito 28, 1901. NEV 52.4
Tenemos una constante necesidad de la intercesión de Cristo. Día a día, mañana y tarde, el corazón humilde necesita ofrecer oraciones, las que serán contestadas con respuesta de gracia, paz y gozo. “Así que, ofrezcamos por medio de él a Dios siempre sacrificio de alabanza, es a saber, fruto de labios que confiesen a su nombre”. Hebreos 13:15.—Manuscrito 14, 1901. NEV 52.5

No hay comentarios:

Publicar un comentario