Ir al contenido principal

El eslabón que relaciona a Dios con el hombre


El eslabón que relaciona a Dios con el hombre, 13 de febrero

Por lo cual puede también salvar eternamente a los que por él se allegan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos. Hebreos 7:25. NEV 52.1
Cristo es el eslabón que relaciona a Dios con el hombre. Ha prometido su intercesión personal a los que utilizan su nombre. Coloca toda la virtud de su justicia del lado del suplicante. Cristo ruega por el hombre, y el hombre, necesitado de ayuda divina, ruega por sí mismo ante la presencia de Dios, utilizando el poder de la influencia de Aquel que entregó su vida para el mundo. Cuando reconocemos delante de Dios nuestro aprecio de los méritos de Cristo, se añade fragancia a nuestras intercesiones. ¡Oh, quién pudiera valorar esta gran misericordia y amor! Cuando nos acercamos a Dios mediante la virtud de los méritos de Cristo, somos vestidos con las vestiduras sacerdotales. El nos coloca cerca de sí, rodeándonos con su brazo humano, mientras con su brazo divino se ase del trono del Infinito. El pone sus méritos, como suave incienso en un incensario, en nuestras manos, a fin de animar nuestras peticiones. El promete oir y responder nuestras súplicas.—Carta 22, 1898. NEV 52.2
Cualquiera que rompa con la esclavitud y el servicio de Satanás y se coloque bajo la bandera manchada de sangre del Príncipe Emmanuel, será apoyado por las intercesiones de Cristo. Cristo, como nuestro Mediador, a la mano derecha del Padre, siempre nos tiene en cuenta, porque es tan necesario que él nos tome en cuenta en sus intercesiones, como necesario era que nos redimiera con su sangre. Si él nos abandonara por un solo momento, Satanás estaría listo para destruirnos.—Manuscrito 73, 1893. NEV 52.3
Cuando las oraciones de los sinceros y contritos ascienden al cielo, Cristo le dice al Padre: “Yo me haré cargo de sus pecados. Tenlos por inocentes delante de ti”. Cuando toma sus pecados de sobre ellos, llena sus corazones la gloriosa luz de la verdad y el amor.—Manuscrito 28, 1901. NEV 52.4
Tenemos una constante necesidad de la intercesión de Cristo. Día a día, mañana y tarde, el corazón humilde necesita ofrecer oraciones, las que serán contestadas con respuesta de gracia, paz y gozo. “Así que, ofrezcamos por medio de él a Dios siempre sacrificio de alabanza, es a saber, fruto de labios que confiesen a su nombre”. Hebreos 13:15.—Manuscrito 14, 1901. NEV 52.5

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA ADORACIÓN VERDADERA Y LA FALSA ADORACIÓN

Por: Miguel Cabán, pastor jubilado de la Asociación del Oeste de Puerto Rico   La gran mayoría de los lectores de este tratado ha escuchado acerca de la Iglesia Celebración que surgió a fines de los 80. Los defensores de celebración sostienen que hay que alcanzar a los jóvenes de la nueva generación con  música  moderna como Rock, Pop, ect, etc. ¿Saben ustedes como le llaman actualmente a esas iglesias de celebración? Iglesias culturalmente relevantes (New Song Church o iglesias para jóvenes o Turn Point). Ahora cabe preguntar ¿Debemos de usar la música Rock para poder alcanzar a los jóvenes de la nueva generación?    Un autor dice al respecto: “¿Usamos drogas para alcanzar a los viciados para Cristo? ¿Usamos lenguaje obsceno para alcanzar aquellos que blasfeman? ¿Robamos para nosotros identificarnos con los ladrones? ¿Producimos material pornográfico para presentar a Cristo a los pornográficos? ¿Por qué entonces deberíamos usar una música carnal para conseguir llamar la atención del

Dios nos Cuida

Dios cuida de mí, 22 de febrero https://ift.tt/VU2H8Nr No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. Isaías 41:10. El Señor se mantiene en activa comunicación con cada parte de sus vastos dominios. Se lo representa inclinándose hacia la tierra y sus habitantes. El escucha cada palabra que se pronuncia y oye cada gemido; presta atención a cada oración; observa los movimientos de cada ser... Dios siempre ha velado por su pueblo... Cristo enseñó a sus discípulos que la medida de atención divina concedida a cualquier objeto o ser depende de la jerarquía que le corresponde dentro de la creación de Dios. Les señaló los pájaros, y les dijo que ni siquiera un gorrión cae en tierra sin que el Padre celestial lo advierta. Y si Dios se preocupa por un gorrioncillo, con toda seguridad las almas por las cuales Cristo murió son de inmenso valor para él. El valor del hombre, la estima en